Viernes, 15 de Noviembre 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 26/05/2013

EL PRESTAMO (La Regadera)

Almeria 24h
Compartir en Facebook

(Los ancianos y perros, han visto mermado su último cobijo en nuestras Gasolineras. Hoy en día, con la crisis, son reutilizables; reciclados. Se muestra orgulloso tener un abuelo en casa como buena salud económica. El perro,como buena señal de que también sobra hay algo para el.)
Dedos entrelazados cuyas manos sostenían su bien perfilada barbilla. Mirada escudriñadora dirigida hacia la interlocutora que nerviosamente fijaba su vista en los gestos y ademanes profesionales del mismo. El hombre mostraba el semblante y expresiones muy cuidadas y maduradas amparadas por muchos años de navegar en situaciones esquivas, arduas y difíciles.
El director de la Caja de Ahorros IBEX – 66, englobaba a través de unos documentos, la petición de un préstamo altamente complicado. Análisis y estudios hechos por la entidad, parecían no favorecer esa petición.
-. Pide usted una respetable cantidad de dinero y cuyo principal aval es, (a no dudar, venerable y adorable anciana), su madre, que tiene la edad de 81 años. Visiblemente impedida en sus movimientos y lo que es más alarmante en mi experta y fiable opinión: su mal carácter. Mi personal vaticinio seria el que durara muchos años para hacer frente al compromiso, pero a esa edad; ¿No me negara usted que esta a punto de caer?
-. Hemos pensado detenidamente ese punto.- contesto la mujer imprimiendo seguridad a sus palabras- Para ello, contamos con la protección del aval añadido de mi hermano
Pepe, residente con su familia en Madrid, lo cuales viviendo en la capital, pensamos que ya es de por si, sinónimo de garantía.
-. Señora – informo el director con cierta desgana- El último Congreso de Apoderados de Bancos en Madrid, tuvo que suspenderse debido al aviso que viendo la figura de su hermano cerca del lugar de reunión, ¡todos abandonaron la sala persiguiéndole! Últimamente ha sido visto cruzando la frontera hispano-francesa a pie, mirando insistentemente hacia atrás.
-. Bueno.- arguyo la mujer intentando no perder la compostura.- Tenemos también como garantía plenamente fidedigna; la de mi cuñado Isidro y familia. Hombre integro y honesto que…
-…se encuentra actualmente en paro y sin recursos –atajo el Director.
-. Si. Pero es legal y responsable.- respondió con cierta firmeza la mujer- Ha prometido ponerse a trabajar en el mismo momento es que dispongamos del dinero. De todas formas, todavía tenemos un respaldo en la disposición de un aval fiable en mi hermano Diego y su familia. Honrado y cabal. Somero cumplidor de sus obligaciones y que aun conserva, a pesar de su edad, cierto atractivo físico. Creo que este ultimo apartado, tendría que despejar sus dudas sobre la fiabilidad del aval en si.
-. Aunque considero primordial la última reseña, todavía no es suficiente señora: Créame que la situación en lo concerniente a mi apartado decisorio, no es agradable, Lo estoy pasando muy mal en el caso que nos ocupa. Tan mal como en aquella ocasión que por una negociación en un caso similar al suyo mal gestionado, me condenaron a visitar un Almacén de Residuos Radiactivo y encima, no contento con ello; tragarme toda la discografía de Pimpinela. Reitero que si no tiene algo más fiable, me veo en disposición de rechazar…
-… ¡¡¡Mi marido!!! – grito rápidamente la mujer en un intento de salvar la petición.
-¿El marido de usted? – pregunto con cierta sorpresa el directo.
-. Claro. ¡De quien va a ser! Creo percibir, señor director, cierta ironía, rayando en el sarcasmo, en su pregunta. Algo tendencioso que no acierto comprender. ¿Hay algo de malo que yo tenga marido? ¿Tienen una formula para que el préstamo sea aceptado desprendiéndome de el? ¿Han lanzado al mercado un nuevo producto donde la ausencia del marido sea fuente de negociación preferente o privilegiada? ¿Postergarlo o darle puertas seria un detalle de buena voluntad muy bien acogida por la Entidad? ¿Lo mato?
-. Por favor, señora. – exclamó conmiserativo el director – Ha interpretado mal mi pregunta e intención: La fuente de ingresos de su marido, o sea el camión, me he permitido darle un vistazo y he observado con morbosa expectación como las hormigas llegaban ya hasta la antena de la radio del aludido camión debido sin duda al tiempo de permanencia estacionaria. Créame: Intento por todos los medios ayudarla. No he obviado ningún respaldo que me pueda presentar como aval de su madre pero veo que la única realmente solvente, es ella…mientras dure. No puedo, en caso de que remotamente pueda llegar a feliz término la operación, arriésgame a que lo único que pueda avalar dicho crédito, sea a través de una pensión. En caso afirmativo de los responsables de la Sede Central que puedan conceder dicho préstamo, algo quimérico que llegaría a ser simbólico y que el tiempo se encargaría de encuadrarlo como testimonial, yo no tendría mas remedio que hacer mis rezos y rogativas diarias para que la abuela, su madre, tenga larga vida. Lo siento pero debe de hacerse cargo de…
-.¡¡¡ Nicolás Marcelo!!! – vociferó la mujer en un ultimo intento agónico.
-¿Que? ¿Cómo dice? ¿No me había hablado usted de el?- reconoció el director con cierto asombro mientras sus labios dibujaban una sonrisa impregnada de irónica impaciencia - ¿Debo de presentir que baila lo mismo que los anteriores antagonistas o la cadencia de esos pasos son diferentes? ¿Puede afrontar y respaldar la operación? ¿Tiene patrimonio reconocido? ¿Es Concejal de Urbanismo de vieja generación? ¿Le gusta Manu Tenorio? ¿Es asiduo telespectador del programa Sálvame? ¿Toma yogures Vital o es vitalicio?
-. Como vitalidad tiene mucha. – admitió la mujer – Se trata de nuestro perro, al que llamamos Nico en el argot familiar pero observo su mueca de desagrado y debido a ello, estoy convencida que este ultimo argumento, el perro, ha volcado en el rechazo todas mis ilusiones. Por lo visto, una no puede tener ilusiones.
-. Ah…pero… ¿Se trataba simplemente de una ilusión, una esperanza, un anhelo en que le diéramos el préstamo?- pregunto el director con cierto énfasis de extrañeza
-.Si: O es que no ha notado que con los datos y antecedentes que presento de los avalistas, resulte hasta utópico, una quimera que me lo conceda- contesto la mujer mientras se “enjugaba unas rebeldes lagrimas que afloraban sus bellos ojos”. (*)
-. Mujer – exclamo condescendiente el director – Podía usted haberlo dicho antes. Yo estaba convencido de hacer una transacción usual. La que hacemos los Bancos; Prestar a quien tiene arrastrando patrimonio y no al que carece que hasta parta morirse, tiene que pedir permiso. No se preocupe, tratándose de una idea ilusionaría, le concedo el préstamo. Desde este momento puede disponer de el, compartiendo con usted, si me lo permite, otra genuina y ansiada ilusión personal; ¡Que mañana conserve mi puesto!
A menudo, el director de la Caja Ibex-69, gustaba de alardear de sueños placidos y ciertamente prometedores. Últimamente, desde la concesión de un préstamo de dudosa solvencia, sus sueños han cambiado estando presente en los mismos, reiterativas frases y estertores de vocablos funestos que no cesa de pronunciar en sus ya tenebrosas pesadillas:
“¡Y solo le faltaba a la buena señora un aval que avale al avalista que supuestamente avala el anterior aval para que este termine por avalarlo y quede como único aval fiable! ¡¡¡ La abuela y sus 81 años!!!”

Juan Marcelo

(*) Corín Tellado




28/04/2013 - .Almería y Provincia - Fruto de Pascua


28/04/2013 - .Almería y Provincia - En un país de pobres




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h