Viernes, 06 de Diciembre 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Victoriano Montoya Villegas
Comentario Bíblico - 02/06/2019

Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo

DOMINGO DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

Almeria 24h
Compartir en Facebook


Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo


PUBLICIDAD

Se suele decir que una imagen vale más que mil palabras. No obstante, la palabra que explicita la imagen, es especialmente importante en la solemnidad de la Ascensión que hoy se celebra. Por ello, hay dos palabras sobre las que debemos detenernos: «subir» y «cielo».

El lenguaje humano, aún siendo muy rico, se ve limitado cuando tiene que hablar de Dios. Para ello, hay que recurrir a los elementos que tiene, lo que implica que, a veces, las palabras sean ambiguas. Así, cuando el evangelio nos dice que Jesús «subió» al cielo, no está haciendo referencia a la nueva ubicación de Cristo Resucitado, sino a la vuelta de Jesús a la gloria de Dios en la que se encontraba antes de la encarnación. Pero ahora, lo hace en su nueva situación, es decir, como Verbo de Dios hecho hombre. Por ello, podemos afirmar que la humanidad ha entrado en la intimidad de Dios.

El «cielo» no debe confundirse con un lugar que estaría más allá de las estrellas, sino que ha de entenderse como Dios mismo. Un Dios que se ha convertido en apertura total a la humanidad. Toda la historia de la salvación aparece en la Escritura como el relato de la búsqueda constante del ser humano por parte de Dios. La Ascensión es la afirmación definitiva de que este Dios que se ha manifestado como Padre, más allá de cualquier actitud recriminadora, mantiene definitivamente abiertos sus brazos para toda la humanidad.

La Ascensión aparece también como un encargo por parte de Jesús a sus discípulos, no solo a los apóstoles, sino para todos los que a lo largo de los siglos intentamos seguir su camino. La presencia de Cristo en el mundo, ahora, es diferente a la que tuvo cuando caminó entre nosotros hace dos milenios, pero su misión sigue siendo la misma; mostrar a la humanidad el rostro entrañable y misericordioso de Dios. Jesús, durante su camino terreno lo hizo con sus palabras y sus gestos. Hoy, también los realiza, pero por medio de su nuevo «cuerpo»; los cristianos. Nos corresponde a nosotros seguir siendo la voz y las manos de Cristo en medio de este mundo. Somos los cristianos los que con nuestra palabra seguimos anunciando que vivir según el camino de Dios, llena de profunda alegría a quienes lo recorren. Nos corresponde a los cristianos seguir siendo las manos de Cristo que tocan y acarician a quienes más lo necesitan. A los que viven la soledad, la pobreza o la tristeza. Las manos de los cristianos deben seguir realizando aquellos signos que realizó Jesús para devolver la vida y la esperanza a quienes la han perdido.

Victoriano Montoya Villegas




25/05/2019 - .Almería - INTERCAMBIO DE CROMOS


25/05/2019 - .Almería - Democracia en los ayuntamientos


20/05/2019 - .Almería - Toca decidir entre progreso o retroceso


13/05/2019 - .Almería - Ilusión y sentido común




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h