Martes, 26 de Octubre 2021
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 01/08/2021

EL SINIESTRO VERANEO

Ya no se trata de ese terror que me produce pisar la orilla de una playa muy consciente de que la película “Tiburón” me jodió la vida. Es mi fijación de desaparecer de ese entorno

Almeria 24h
Compartir en Facebook


EL SINIESTRO VERANEO


PUBLICIDAD

Cada cual se monta sus vacaciones como puede le dejan o sus huevos se lo permitan siempre tratando de esquivar caminos trillados durante el año. Intentando descubrir otros horizontes navegables y procurando quebrar el ritmo habitual. Las vacaciones son etapa de descanso, aunque a veces haya que descansar harto de ellas pero no quiero romper la ilusión de once meses acumulado. Aquí, quién manda es el bolsillo y, así, me permito distinguir varios niveles/baremos.

Nivel A (Cinco estrellas)). Todo atado y bien atado, las disfrutan quienes tienen alto poder adquisitivo, y van desde una isla perdida con entorno idílico hasta el crucero que no necesita de olas para recibir las reverencias del personal. No son económicas y, si algo sale mal, se echa mano de la visa oro y se resuelve sobre la marcha. Es el primer nivel de continuas ceremonias ya que están dotados de cierta solvencia y firme responsabilidad en el pago. Los que no están sujetos a hipotecas para disfrutar ese olor tan grato que despide el mar. Discoteca a bordo con pajaritas incluidas y alguna que otra cena con el capitán con foto incluida que mandaran vía Facebook para envidia de los no tan opulentos.

Nivel B (cuatro estrellas). Es la gran opción, pero no siempre son lo mismo las cuatro estrellas. Unos repetirían y otros almacenan una amarga experiencia. De entrada, la llegada al hotel o apartamento puede provocar la primera sorpresa porque en recepción no han oído hablar ni en sueños de su reserva. Pelota y sombrillas al suelo y mucha calma. Una vez dentro -sobre todo si es costa saturada- dispóngase a una vivencia multiétnica. Colas en los ascensores. Bufés arrasados, saraos cañís y toallas chorreando desde el balcón de arriba. Poco a poco descubriréis que no se asemeja al folleto explicativo y qué segunda línea de mar podría ser Segovia con respecto a Almería. Paciencia, el próximo verano, tenéis que corregir el lugar donde no te hagan pagar el agua de la cisterna.



Nivel C (tres estrellas). Lo suyo es la aventura: Safaris, paint ball, rafting, pero sin permitir que se le encabrone el ánimo. Aquí le van a aflorar virtudes hasta ahora escondidas, sobre todo en capacidad de aguante. Necesitará cierta dosis de pasotismo para ver una ducha modernista en una fontanería más caducada que Arrimadas en el Congreso. Un cuadro surrealista en la pared desconchada firmado por un tal Dalinéz. Una cama móvil en la piltra coja, una puerta cuya seguridad es un candado: Un recio carácter de la zona en la mala leche del camarero. Un ambiente festivo en el ruido nocturno… Los más temerarios, puede, incluso, arriesgarse a mirar bajo la cama. No importa…, ha sido su opción de intrépido y fecundo explorador.



Nivel D: (Dos estrellas) Te destierras en tu propia ciudad y, mira por donde, hay gente que hace cientos y miles de kilómetros para ver lo que tu tiene a mano. Además, con la resaca festiva, puedes disfrutar de una ciudad insólita, recorrerla a pie por donde pasa siempre en coche. Observas detenidamente las fachadas, las inexplicables farolas, el usar las papeleras. Hacer excursiones playeras de ida y vuelta. Buscar esos rincones de la Comunidad que aún no has visto. Disfrutar ante la tele viendo cómo miles de pringaos se asan en sus coches en interminables caravanas. Y leer algún catálogo de agencia para presumir ante tus compañeros de trabajo, no sea que te pillen en falso cuando comentes el origen de tu melanina. (Que en tu viaje al Mar Negro, les limaste los colmillos a los cocodrilos o la fotografía de un oso blanco en Camerún))



Nivel E: (una estrella) Te quedas en casa y recibe a conocidos que no han sido invitados para pasar unos días ya que te echaban de menos desde el verano anterior. Abrazos y sonrisas de los gorrones acogiendo con indiferencia tu desagradable mueca. Dos traviesos sobrinos dispuesto a comerse la nevera y discutiendo sobre la cama de la habitación que desean y encima preguntándote “Donde vas a dormir tú, tito” Sombrillas desplegadas en el pasillo. Desayuno a las diez y media y posterior almuerzo a las cuatro de la tarde. Continuos ataque a la idea de tu ocurrencia de comprar una casa donde afluye el ruido nocturno con demasiada nitidez. No se te ocurra decirles que conserven un orden cívico en tus dominios ya que la respuesta es siempre la misma. “Estamos de vacaciones” frase que anida en tu mente la saludable idea de empezar de nuevo a trabajar lo antes posible.



Nivel F: (estrellados) Una rápida mirada al calendario para prepararte a huir. Emprender la fuga una vez que un inoportuno rayo de Sol calienta tu espalda acorde de que el mismo sale para todos sin respetar su maléfica influencia en resulta quien se acoge a un bañador y otro que busca la soledad bajo un árbol lo más lejos posible del asueto solar. De esas maléficas playas donde siempre hay un chiquillo llamando insistentemente a su padre para que vea lo que hace en el agua. Las putas pelotitas en continua rivalidad. La suculenta paella masticando arena. El chiringuito con su ensaladilla rusa que tiene la propiedad de que se sirve ella misma en la mesa. El inoportuno viento que hace que tu sombrilla la tengas que recoger donde termina el litoral. Te entretienes escarbando en la arena y siempre te encuentras una colilla o la tapa de un yogur. Huir: Aislarse de todo jolgorio ajeno y optar a que toda tu compañía, sea un libro.



Ya no se trata de ese terror que me produce pisar la orilla de una playa muy consciente de que la película “Tiburón” me jodió la vida. Es mi fijación de desaparecer de ese entorno. Abandonar su cercanía. Eclipsarme de su proximidad. Echar unos cuantos libros en la mochila y escapar a la tranquilidad que siempre es bueno para ponerte en paz contigo mismo y hasta me puedo permitir reflexionar y examinar el porqué no me gusta todo lo descrito en esos niveles.



Juan Marcelo




31/07/2021 - .Almería - No han aprendido nada


25/07/2021 - .Almería - ¿Lecciones de democracia a Cuba?


25/07/2021 - .Almería - No hay excusas


18/07/2021 - .Almería - LA GUARDERIA




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h