Martes, 29 de Noviembre 2022
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 17/04/2022

REBELDIA

Entre otras “reliquias” de su personalidad, generaba con cierta asiduidad olvidos importantes y severas lagunas en su memoria. Era el eterno olvidadizo que a veces no sabía si iba o volvía

Almeria 24h
Compartir en Facebook


REBELDIA


PUBLICIDAD

Era una vez un hombre que tenía muy mala suerte. Era un hombre donde el destino adverso y desventuras, se habían cebado en el, y su lucha por conseguir algo de porvenir y satisfacciones personales, siempre topetaba con un destino fatalista que le hacía abandonar o emprender cualquier iniciativa que cambiara su sino o el orden de su agorero porvenir. Paciente en la espera de ese cambio de suerte, se vio ya con cuarenta y dos años.

Entre otras “reliquias” de su personalidad, generaba con cierta asiduidad olvidos importantes y severas lagunas en su memoria. Era el eterno olvidadizo que a veces no sabía si iba o volvía: si avanzaba o retrocedía. Estos factores le acarreaban multitudes de problemas que capeaba a través de experiencias de presentación de la que era parte activa o protagonista de las mismas. No le venía de nuevas todo ello. Ya estaba familiarizado con su “gafe” y lo consideraba como muy adentrado en sus genes, en su deambular por el mundo: Su mundo.

Nuestro hombre salió del Taller de Neumáticos después de haber calzado su coche con cuatro gomas nuevas: Se dirigió hacia su domicilio y aparco el coche en paralelo a los bordillos de limitación de la acera. Subió a su piso y se preparó la cena. Una vez cumplida con ella, se puso el pijama y se dispuso para el reparador descanso. Confesaba a sus allegados el miedo a las alturas y que nunca viajaría en un avión, pero que, si no tuviera más remedio, tomaría un vuelo de primera clase ya que así iba más seguro en el caso de que se estrellara.

A él, siempre le faltaba un requisito, una seña, un papel para acceder donde los demás pasaban o entraban sin tantos tramites o requisitos. Siempre le costaba mucho conseguir lo que a otros les venía del aire. Era su destino afianzado y constante; limitado a emprender nuevas iniciativas o venturas ya que sabía que siempre habría algo que entorpeciera su buena fe o derroteros.

Siempre procuraba, en sus paseos por la ciudad, ir protegiéndose entre salientes de fachadas y toldos comerciales ante el temor de ir por la mitad de la acera, muy propenso a la llamada del riesgo, a que le cayera un albañil desde un quinto piso:

-. ¡Es inaudito! – confesaba nuestro personaje, Don Pésimo Destino, a su confesor Don Optimo Venturoso – Me paso la vida sembrando iniciativas que allanen y enriquezca mi vida Abono las mismas con la mejor de las voluntades y a la hora de recoger mis frutos, la respuesta de la cosecha siempre son las mismas. Adversidades y negación de mis sanos propósitos. Quiebra absoluta de mi ilusión y la vuelta a empezar para preparar una nueva siembra. Así años tras años sigo siendo la bandera de la desdicha. Todos me enseñan lo que poseen y sonríen a la vida con optimismo. Yo solo poseo una cosa, que tengo muy bien guardada y encima me lo restriegan por los ojos. ¡Estoy harto!

-. Hemos hablado mucho de este tema. – tranquilizo Don Venturoso – Podía hacer un interminable álbum de cromos con todas las personas que están en tu situación Tienes que ser condescendiente con tu profética predestinación ya que te ha tocado un trozo de un halo fatalista y poco ilusionante, pero no debes caer en la depresión ni dejar que en ti, engendre una desaparición física ya que si continuas soportando tu mala suerte, es porque estas vivo y eso, te fortalece para continuar respirando, aunque la desdicha acapare tu ser; tu persona: ¡Tienes que ser fuerte!.

-. Es fácil dar consejo cuando la vida, como es tu caso, la fortuna y la dicha, te ha sonreído, así que dista mucho de la que a mí me está tocando vivir. - replico Don Pésimo con cierto trágico acento – La tristeza que embarga mi persona de ver como todo me sale mal, contrarresta con la satisfacción de ver que mi “gafancia” no perjudica a los demás. Que yo me la elaboro y asimismo; la consumo. Que no esparzo mi derribo fatalista hacia los demás y eso quizás es lo que me da fuerza para continuar. No resulto dañino ni nocivo a mi entorno. Pero que me recuerden, que me restrieguen sus decadentes opulencias haciendo comparaciones entre yo y los demás; poniéndome en el último peldaño de una larga escaleras: es denigrante y vejatorio.

Once años después:

-. Tienes que imaginar la satisfacción que me produce enseñarte lo que poseo – le dijo Don Afortunado Devenir mientras enseñaba a su dócil y obediente empleado Don Pésimo, sus propiedades. -

- Esta es mi hacienda. Aquí están mi mujer y mis hijos. Allí se encuentran los corrales que me ofrecen su leche y carnes, así como cuatro caballos de carreras. Miles de olivos nos contemplan y cientos de viñedos nos rodean. Dueño de gentes y casas. Domino voluntades y rompo rebeldías. Como puedes deducir, todo esto es mantenido a través de una saneada y fuerte economía. Soy el hombre más dichoso del mundo ya que poseo todo lo que la vida pueda darte.

-¡Aún le falta lo principal! – exclamo Don Pésimo furioso, crispado, y lleno de ira.

-. ¡No sé qué me puede faltar más! – se extrañó con cierta sonrisita Don Afortunado.

Don Pésimo, lleno de rabia, desabrocho el cinturón de su pantalón y mostró sus nalgas:

- ¡Mi culo! –exclamó- ¡Esto es todo mi patrimonio! - masculló entre dientes, mientras unas rebeldes lagrimas afloraban a sus ojos en premonición a que también lo pueda perder.

Era lo único que aun mantenía en guardia. Era su tesoro más recóndito y preciado. Era su única heredad y trataba de preservarlo… ¡por el momento!



Juan Marcelo





10/04/2022 - .Almería - VOCES INDISCRETAS


04/04/2022 - .Almería - Inflación: ¿Matarán al enfermo para bajarle la fiebre?


04/04/2022 - .Almería - Día mundial de los rromà


03/04/2022 - .Almería - MIRADAS




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h