Viernes, 23 de Agosto 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 28/12/2013

EL NACIONAL - PESIMISMO

Almeria 24h
Compartir en Facebook


EL NACIONAL - PESIMISMO


PUBLICIDAD


EL NACIONAL - PESIMISMO


Vaya: Parece ser que este País, en estas fechas navideñas, se estanque en el sosiego y la serenidad. La concordia y la resignación. Que ya no hay huelgas ni pitos anunciando la presencia de la impotencia. El malestar social hace su receso aconsejado por estas fechas. Las empresas que cierran sus puertas lo asociamos como un anticipo del empresario y lo coligamos, ocurrente el, al día de los Santos Inocentes. Los asiduos y leales clientes del INEM, lo relacionamos como una ferviente y abnegada coral de pastores camino a Belén. Familiares en continua “expansion”que adornan la mesa e impertérritos allegados deseándote buena suerte para que acojas con estoica entereza lo que ha de venir.
En estos días de luz y color (al escribir luz y color, los lectores habrán observado cierta vena poética quizás algo desconocida de su autor) los profesores abandonan la lucha que mantienen con la Administración acumulada durante el año y hacen votos para que el año que viene, cuando el Belén quede desmantelado y la `presencia de los mazapanes quede en el olvido, la cordura administrativa de algo de si. Que los desahuciados muestren cierta resignación al pensar que con un humilde Belén, ellos ya se conformaban. Que nuestros jóvenes emigrantes en Países mas solventes, huyendo de esta prisión sin futuro, están pagando hasta para poder escapar. Que el final del túnel lo vamos a pagar los de siempre cuando percibamos cierta luz.
La borrachera diaria y permitida, será suficiente para olvidar un año de continuos vaivenes que ha contribuido a la inestabilidad social. El calor, el apoyo, y la compresión familiar, hacen que olvidemos nuestra precaria situación y aboguemos con una gastada y dilapidada ilusión para que el año que viene sea mejor aun cuando somos conscientes que puede ser peor.
La sinfonía de la alegría ajena quizás nos embuta en participar pero siempre hay una cierta reserva de cautela y nefasta premonición. Sentimientos que nos embargan y cierta carga emocional de los que ya no están pero en nuestro fuero interno, llegamos a la conclusión de que nada se han perdido o que de eso se han salvado.
Las impenitentes y cegadoras luces alumbrando que no se a que viene…
- ¿Te has propuesto amargarles la Navidades? - se releva mi regadera alzando amenazadora su caño hacia mi – ¡Deja por unos días que la gente olvide sus penas y amargura! Para el 8 de Enero, ya tendremos al Mariano y sus rebajas para anunciarnos otra Nueva Buena. Mientras; deja a la gente disfrute de estos días aprovechando que el Gobierno esta inmerso en su recorrido trashumante a Belén. Aprovechemos ahora que no nos echan en cuenta y no están inmersos en implantar ninguna parida. Quizás ellos, después de esta peregrinación, también no notifiquen – cosa cuasi improbable - que han visto una luz y se disculpen por habernos metidos a todos en el mismo túnel.
- No…si yo no quiero - contesto dubitativo pero exponiendo cierto alarde de mesura - en estas fechas, amargar a nadie recordándoles en que estado hemos llegado hasta aquí.
- ¡¡¡Pues no estas haciendo…!!!
- Es que me embarga cierta tristeza ver a la gente en plena jarana tan confiada sin notar o percibir del que el verdadero” jolgorio” viene después. Lo que me propongo es que no se dejen llevar por la euforia creyendo que vamos a tener unas Navidades eternas y que no se confíen. En escasos veinte días, una vez que la estela de los Reyes Magos haya desaparecido y la Virgen María tienda de una vez sus cortinas, nos espera otros reyes mucho menos dadivosos. Cuando haya pasado el consumo machacón. Cuando los peces dejen de beber y beber. Cuando la cordial amabilidad del vecino quede anulada. Cuando la sensibilidad de la gente que se vuelve mas humana y afable en estas fechas. Cuando obviemos lo humano de las personas pasadas estos días. Cuando los pastores ya no miren a Belén, la zambomba desaparezca y el cuero de la pandereta se unte de grasa para reservarla hasta el año que viene, toca enfrentarse de nuevo a previsibles desengaños que el desenfreno navideño nos ha condicionado.
Hasta han mediatizado a la burra de Belén buscándole, en su trayecto, nuevos atajos. Hasta a ella, le ha tocado los recortes en su recorrido. Que hasta al gallo le han recortado el pico en su misa.
Es lo que me propongo: Que no olvidemos el año que nos espera. Que el turrón es efímero aunque se repita cada año. Que la alegría de estas fechas la resumimos por que toca. Todo ello sin mostrar el nacional- pesimismo que nos augura, aboca, el futuro. Todo lo olvidamos en estas fechas. Somos conscientes que este simulacro de felicidad, es de corto plazo. Es como un descanso del guerrero después de una incruenta batalla. Que después, la cruzada continua y hay que olvidar el receso; el descanso merecido. Que después viene la “cuesta de enero” y tendremos que enfundarnos de nuevo el arnés o armaduras. Que el tiempo del abeto queda atrás y las campanadas sonaran de diferente sonido.
Solo pido que si: Que disfrutemos estos días como apetezca pero que no olviden que la batalla final no se ha ganado. Días de descanso y felicidad pero sin olvidar todo lo que se ha podido ganar recordando todo lo que se ha perdido y lo que nos queda por recuperar.
- ¿Podías terminar con una feliz Navidad a todos? – sugiere mi regadera.
- ¡No me atrevo…! – exclamo mirando la intrigante y perenne humedad de mi techo.

Juan Marcelo




26/12/2013 - .Almería - Milenarismo y pendones


25/12/2013 - .Almería - Eliminar el Día del Pendón, eliminar lo almeriense


25/12/2013 - .Almería - Pobreza y riqueza energética


25/12/2013 - .Almería - NACIONALCATOLICISMO Y ABORTO




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h