Viernes, 06 de Diciembre 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Victoriano Montoya Villegas
Comentario Bíblico - 04/02/2019

¿Somos imagen de Dios o queremos a Dios a nuestra imagen?

DOMINGO IV DEL TIEMPO ORDINARIO

Almeria 24h
Compartir en Facebook


¿Somos imagen de Dios o queremos a Dios a nuestra imagen?


PUBLICIDAD

Cuando se dice que vivimos en una sociedad fragmentaria, no se hace referencia a que existan bloques estancos entre los grupos sociales, sino a la actitud vital de los individuos que forman esta sociedad; somos personas que están acostumbradas a escoger solo lo que nos interesa o conviene en cada momento. Por ejemplo, somos muy amigos de los derechos, pero desechamos las obligaciones. Nos encanta disfrutar, pero ignoramos las consecuencias. Algo así pasa con Jesucristo. Nos gustan algunos de sus mensajes; Dios siempre te ama, aunque te portes mal. Pero olvidamos que siempre tenemos que perdonar a quien me ha ofendido. Nos gustan los mensajes melifluos, por descontextualizados, del evangelio. Pero rechazamos aceptar la totalidad de la Persona y el mensaje de Jesús, porque lo consideramos demasiado exigente y comprometedor. Algo así les sucedió a los paisanos de Jesús cuando estuvo en Nazaret.

Los habitantes de Nazaret pasaron, muy rápidamente, de la admiración a Jesús por sus palabras, al intento de despeñarlo por un barranco. ¿Por qué ocurre esto? El motivo es sencillo; Dios no se ajustaba a sus previsiones. Se podría decir que estaban dispuestos a aceptar que Dios se hiciese presente en sus vidas, pero con una condición; tenía que ser como ellos querían. Sin embargo, Dios se hizo hombre como él quiso. Se hizo verdaderamente hombre, tanto que no se convirtió en una marioneta del ser humano.

Sus paisanos recriminan a Jesús que haya hecho signos en otros pueblos vecinos. El reproche no se fundamenta en que Jesús haya hecho milagros en otros pueblos, sino en que debían ser ellos quienes decidiesen cuándo y cómo tenía que actuar Dios. La tentación de «tener derechos sobre Dios» es una constante en la actitud religiosa. Con demasiada frecuencia, se aduce el argumento de: «los de siempre», «los de toda la vida», para intentar apropiarse de Dios. El mensaje de Jesucristo es claro: Dios actúa dónde y cómo quiere. Todo es gracia y misericordia de Dios y nadie puede pensar que tiene más derecho que los demás a recibir el beneficio divino. Los triunfos, recompensas y aplausos son premios puramente humanos que no duran más allá que la voluntad cambiante del ser humano. La permanencia y amistad con Dios es la única recompensa verdaderamente valiosa. Pero los habitantes de Nazaret, ni todo el pueblo de Israel, lo entendieron así. La pregunta es: ¿los discípulos de Jesús sí lo entendemos así? o ¿solo queremos un Dios que sea nuestra marioneta?

Victoriano Montoya Villegas




02/02/2019 - .Almería - Puño de hierro, guante de seda


28/01/2019 - .Almería - ENTRE SALDOS Y REBAJAS


28/01/2019 - .Almería - QUE PUTA MANIA…


28/01/2019 - .Almería - El «hoy» de la amistad de Dios




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h