Viernes, 06 de Diciembre 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Victoriano Montoya Villegas
Comentario Bíblico - 03/03/2019

Dios nos toma más en serio que nosotros mismos

DOMINGO VIII DEL TIEMPO ORDINARIO (C)

Almeria 24h
Compartir en Facebook


Dios nos toma más en serio que nosotros mismos


PUBLICIDAD

Si nos pidiesen que nos pusiésemos una calificación, entre 0 y 10, que expresase cómo nos consideramos de buenos, seguramente, las notas estarían por encima de notable. No se trata de no reconocer que existen actitudes y comportamientos que son malos en nuestra vida. Se trata de que estamos convencidos de que esas acciones malas que a veces realizamos, están motivadas por las circunstancias que nos rodean. Nosotros no somos responsables, solo hacemos lo que las circunstancias concretas nos llevan a hacer.

En el evangelio de este domingo, Jesucristo, utilizando esa sabiduría destilada que son las afirmaciones sapienciales (lo que nosotros podríamos llamar: refranes), nos enseña que Dios nos toma a nosotros más en serio que nosotros mismos. Sí, Dios afirma que realizamos acciones que son malas y que los responsables somos nosotros. Es más, Jesús dice que la causa de nuestras malas acciones es la maldad que anida en nuestro corazón.

Con «corazón», Jesucristo no se está refiriendo simplemente a ese «lugar» donde habitan nuestros sentimientos. Está haciendo referencia a nuestro «yo» más profundo. A aquello que hace que «yo» sea yo. Por eso, cuando Jesús afirma: «el que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal», está diciendo que no podemos descargar la responsabilidad de nuestras acciones en las circunstancias que nos rodean o en otras causas externas a nosotros mismos. No, los responsables somos nosotros y la posible maldad que está arraigada en nuestro corazón. Dios nos toma en serio, no nos ve como a unos críos que buscan excusas, sino que nos considera personas maduras que son capaces de dar razón de su propio comportamiento.

Si somos sinceros con nosotros mismos y descubrimos que existe maldad en nosotros, podríamos preguntarnos: «y, ahora, ¿qué?». Si Dios se caracteriza por algo, es por la paciencia que tiene con el ser humano. El hecho de ser conscientes de que existen «malas hierbas» en nuestro corazón, no supone tener que resignarse ante esta situación. Todo lo contrario, la llamada que Dios nos hace es a arrancar dichas malas hierbas. Pero sin caer en la tentación de pensar que somos nosotros solos los que podemos hacerlo. Solo la cercanía con Dios hace posible que podamos secar y, después, arrancar ese mal que anida en nuestro corazón. Para logar esa cercanía con Dios, solo hay un camino; silencio valiente que nos haga descubrir cómo soy verdaderamente y oración que me llene de Dios, de bondad.

Victoriano Montoya Villegas




28/02/2019 - .Almería - El sastre de Albert Rivera


26/02/2019 - .Almería - EL 23F, SÍ, YO ESTABA ALLÍ


24/02/2019 - .Almería - AMAR Y SERVIR HASTA EL EXTREMO


24/02/2019 - .Almería - LIGAR EN LAS REDES




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h