Viernes, 03 de Abril 2020
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Victoriano Montoya Villegas
Comentario Bíblico - 09/02/2020

¿Por qué sala la sal y alumbra la luz?

DOMINGO V DEL TIEMPO ORDINARIO

Almeria 24h
Compartir en Facebook


¿Por qué sala la sal y alumbra la luz?


PUBLICIDAD

Suele llamarnos la atención lo diferente que nos parece físicamente una persona cuando la conocemos personalmente después de haberla visto en la televisión. Generalmente, nos parece menos «perfecta» que cuando la veíamos en la pantalla. También pasa, a veces, cuando vemos un edificio significativo por la noche y después, por la mañana, volvemos a verlo. Esa aparente perfección se debe, en gran medida, a la iluminación utilizada tanto en la televisión como por los arquitectos.

En el evangelio de hoy, Jesucristo dice a sus discípulos: «vosotros sois la sal… vosotros sois la luz del mundo». De manera habitual, estas palabras se han leído como una llamada que Cristo hace a sus discípulos para que, por medio de las buenas obras, den testimonio de su fe en medio del mundo. Esta lectura es correcta, pero si se comprende de manera superficial puede llevar a una práctica hipócrita; sería algo así como esas iluminaciones artificiales que tienden a ocultar los defectos y a potenciar los elementos más significativos de las personas o las cosas, de manera que presentan una imagen llamativa de las mismas, pero que es falsa, puesto que distorsiona la realidad. Además, esta comprensión puede llevar a causar un cierto «estrés activista» en quienes quieren vivir según las palabras de Jesús.

Si utilizásemos una metafísica de andar por casa para dar respuesta a la pregunta de por qué la sal, sala y la luz, alumbra, la respuesta sería; porque son sal y luz. Hacen lo que tienen que hacer, sin necesidad de esforzarse por hacerlo. De hecho, la capacidad de salar y de iluminar son inherentes a ellas, no son un añadido. Si no sala y no alumbra, no es sal ni es luz.

Sobrepasando la capacidad alegórica de la sal y la luz, las palabras de Jesús no son una llamada a sus discípulos a actuar, sino a ser. No se trata de hacer determinadas cosas, sino de ser verdaderamente cristianos. El mismo Jesús advierte a sus discípulos que unas obras que no nacen de la profundidad del ser, sino que son forzadas solo por la voluntariedad, son obras hechas para ser vistas por la gente, pero no son auténtica sal y luz del mundo. Crecer en la amistad con Jesucristo por medio de la oración, la lectura de la Palabra de Dios y la participación en los sacramentos, especialmente, en la confesión y la eucaristía, es el único camino para hacer crecer nuestra capacidad como testigos de Cristo con la misma naturalidad con que la sal sala y la luz alumbra, sin estrés voluntarista ni hipocresía.

Victoriano Montoya Villegas




02/02/2020 - .Almería - PELIGROS POR EVITAR EN LA EVANGELIZACIÓN


02/02/2020 - .Almería - Cuando los conceptos nos parecen demasiado lejanos


29/01/2020 - .Almería - Demagogia carca (y fumigapensionistas)


26/01/2020 - .Almería - ALERTA NACIONAL




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h