Viernes, 22 de Octubre 2021
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Moisés S. Palmero Aranda
Educador ambiental y escritor - 10/02/2021

La séptima ola, San Valentín y el COVID

"Nos tienen agotados, cansados en este mar de confusión, de dudas, de incertidumbres, de errores acumulados, de falsas promesas y medias verdades"

Almeria 24h
Compartir en Facebook


La séptima ola, San Valentín y el COVID


PUBLICIDAD

Hay muchas leyendas marinas que cuentan que las olas llegan a la orilla en grupos. Dependiendo de quien la cuente hablará de tres, siete o nueve olas. Los surfistas y los pescadores lo tienen muy claro y se aprovechan de ellas para sacar sus barcas de un mar embravecido o pillar una buena ola sobre la que deslizar su tabla.

Hace unos años me regalaron un libro que se llamaba “Cada siete olas”. La continuación de una historia de amor fraguada a través de correos electrónicos que tuvo mucho éxito editorial. De aquel libro aprendí muchas cosas, unas de su lectura y otras de la forma en la que terminó entre mis manos. Todas ellas, en ese juego de asociaciones en los que se entretiene nuestro cerebro, se presentaron anoche ante mí.

La primera, ante la cercanía del día de los enamorados, es de cómo la pandemia está cambiando todas nuestras relaciones personales. Lo de fantasear, ligar o buscar la pareja de tu vida por internet ya es algo que llevamos viviendo hace muchos años, pero ahora con esto de las limitaciones de movilidad hay noticias de que las aplicaciones de citas y contactos están en auge, y que los que no terminan de confiar en ellas aprovechan las visitas al súper para buscar ligues o el amor de su vida.

A eso está tendiendo el mundo, con pandemia o sin ella, a encerrarnos, aislarnos, y que nos manden a nuestro móvil los perfiles más adecuados al nuestro. Los algoritmos, la tecnología decidirán por nosotros de quién enamorarnos, qué comprar o incluso qué imaginar. Luego habrá que comprobar si la piel, las emociones y la química dan el visto bueno a las matemáticas. Es un poco triste, pero hay muchos que están defendiendo que habría menos divorcios si no nos dejásemos llevar por la pasión del momento y lo dejásemos todo en manos de los números.

El tema de quién diseña esos algoritmos, a quién van dirigidos y lo qué buscan con ellos es otro tema interesante que para muchos roza el alarmismo y da pábulo a los negacionistas y conspiranoicos que tanto proliferan en nuestros días. Un debate que si es un cantante quien lo propone se le crucifica, pero que si es un programa de televisión que escucha y busca panteras en Castala, o fantasmas en teatros, se le aplaude, como si por colocarle la palabra experto a alguien delante de su nombre le diese alguna autoridad. No soy partidario de coartar la libertad de expresión, pero habría que preocuparse menos de encerrar a raperos que tienen un alcance limitado con sus letras y controlar a los pseudocientíficos que disponen de un pulpito cada semana en televisión.

La segunda de las relaciones es la más sencilla. Si las leyendas marinas tienen razón, aún nos quedan unas cuantas olas más que pasar para sobrevivir a la pandemia. Los efectos de la tercera ola ya empiezan a remitir, y en vez de aprender de ellas, de contarlas para que la próxima no nos pile por sorpresa, seguimos cometiendo los mismos errores. Aún seguimos con el agua al cuello y ya comenzamos a hablar de salvar la Semana Santa, del “hay que ser prudentes pero ya veremos”. Y todos sabemos que cuando no dicen las cosas claras es que esos días festivos serán el comienzo de la cuarta ola, lo mismo que sabíamos que el verano y la Navidad solo nos traerían problemas. No nos queda otra que resignarnos, aislarnos y cruzar los dedos para no contagiarnos.

Y tras la cuarta, pensaremos en salvar el verano, y nos enfrentaremos a la quinta, aunque ya para esa fecha nos prometen que el 70 % de los ciudadanos estarán vacunados, aunque me da, que para finales de año estaremos hablando de la séptima ola. Lástima que los grupos de olas de vacunación no sigan el mismo patrón que la de los mares y los contagios.

Nos tienen agotados, cansados en este mar de confusión, de dudas, de incertidumbres, de errores acumulados, de falsas promesas y medias verdades. Esperamos la séptima ola que nos lleve sanos y salvos a la orilla. Cuentan que esa es imprevisible, que bien puede continuar el ritmo de las seis anteriores o romper con más fuerza y virulencia. Las consecuencias nadie las puede prever, lo único que se puede dar por supuesto es que ya nada será igual que antes. En la novela autobiográfica Papillón, su protagonista estudió la cadencia de las olas y confió su vida a esa séptima ola, a la que le puso el nombre de Lisette su amor, para escapar de la isla del Diablo en la Guayana francesa.

Quizás lo que buscan es eso, llevarnos hasta la desesperación, que jugárnosla ante la séptima ola sea nuestra única opción. No quiero pensar en eso, prefiero quedarme con otra historia de amor que cantaba la Jurado, donde narraba otra leyenda que mezcla enamorados, olas, mar y angustia. Feliz día de San Valentín.



Moisés S. Palmero Aranda
Educador ambiental y escritor





08/02/2021 - .España - Fabricando el fascismo mainstream


03/01/2021 - .España - 2021 deberá ser el año en que el Estado español reconozca oficialmente la existencia del PUEBLO GITANO entre los restantes Pueblos y culturas que integran España.


21/12/2020 - .España - El estatus alto de Jesús y María en el Islam


16/12/2020 - .España - Personalidad jurídica para el Mar Menor




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h