Jueves, 21 de Octubre 2021
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Moisés S. Palmero Aranda
Educador ambiental y escritor - 10/03/2021

Año cero d.C

Con el consuelo de Pandora, intentaremos agarrarnos sin convencimiento, por inercia, al futuro, pero con el conocimiento de que, aunque fue la última, la esperanza también se perdió, y ya nada será como antes

Moisés S. Palmero Aranda. Educador ambiental y escritor

Almeria 24h
Compartir en Facebook


Año cero d.C


PUBLICIDAD

Estamos a punto de conmemorar el primer aniversario de la nueva era después del COVID y es inevitable no mirar atrás. Toca, parafraseando a Nacho Cano, hacer balance de lo bueno y malo. Lástima que esta vez no esperemos los cinco minutos de la cuenta atrás vestidos de gala, con champán, uvas y cotillón, sino en pijama, conectados a internet y comiendo light para intentar mantener la línea que tiende, cada vez más, a la curva que a la recta.

Un año en el que rebuscando entre los recuerdos seguro que encontramos, es una de las grades cualidades del ser humano, algunas cosas bonitas, agradables, ilusionantes, tranquilizadoras, pero por desgracia, a medida que va pasando el tiempo, son las de menos. Hay que ser positivo nos dirán, mirar el mundo con optimismo y nos recordarán que en unos meses estaremos todos vacunados y podremos hacer la vida de antes.

Y, con el consuelo de Pandora, intentaremos agarrarnos sin convencimiento, por inercia, al futuro, pero con el conocimiento de que, aunque fue la última, la esperanza también se perdió, y ya nada será como antes.

Perdonen si le amargo el aniversario, pero como canta Sabina, me sobran los motivos para levantarme apesadumbrado ante el panorama que ha quedado tras este año cero, que bien podría ser el titulo de una novela distópica, ya lo es de una revista del misterio, pero que por desgracia es la triste realidad que nos ha tocado vivir. Cada uno analizará lo vivido de una manera diferente, según su carácter y las experiencias que les haya tocado vivir en primera persona o en su entorno más cercano, pero de forma general, el cero post COVID, nos ha dejado un panorama nada alentador.

Una de las frases que más se ha repetido en este año es que el mundo de repente se paró, y esperamos el momento de que vuelva arrancar, pero echando la vista atrás, con los datos sobre la mesa, te das cuenta de que nunca se detuvo, que siguió la misma dirección que llevaba, que solo se ha reordenado superficialmente, que los que siempre ganaban han vuelto a ganar y al resto nos ha tocado, también como siempre, perder.

Lo más preocupante es el aislamiento social al que nos están abocando. Cada vez tenemos menos ganas de salir, poco a poco nos hemos ido acomodando a la nueva situación. Nos han diseñado el mundo para que podamos hacerlo todo desde casa, el trabajo, el ocio, las relaciones sociales, las compras. En apenas un año hemos ido adaptando nuestros hogares con los aparatos tecnológicos y contratando los servicios para no pisar la calle. Las eléctricas, los poderosos comercios online, los bancos y las empresas de telecomunicaciones, han continuado al alza en sus gráficos de resultados, por sus nuevas cifras de facturación o por los ahorros y recortes que han experimentado en su forma de darnos servicios.

La desconfianza ya forma parte de nuestras vidas y el miedo a contagiarnos nos ha vuelto paranoicos. No es para menos, las tristes cifras de fallecidos están ahí, no podemos negarlo, pero los abrazos, los besos, los choques de manos, irán desapareciendo de nuestros hábitos cotidianos, reservándolos para los que consideremos especiales. Las grandes aglomeraciones, los eventos multitudinarios nos empiezan a parecer una bomba de relojería y la sola imagen de que un desconocido cante a todo pulmón junto a nosotros o fume en la mesa contigua de la terraza, nos altera el pulso. Por huir de los transportes públicos las ventas de bicicletas se han disparado, algo que puede ser positivo para nuestra salud y el medio ambiente, pero que analizando la razón de esos cambios de habito da que pensar. Vivir con miedo es lo peor que nos puede pasar.

Estamos cada vez más frustrados, aterrados por el incierto futuro que nos espera, viendo como los ahorros se van gastando y la única esperanza que nos dan es la vacuna que no termina de llegar porque las farmacéuticas no dan abasto y la venden al mejor postor. Y lo peor de todo es que la vacuna, según nos aseguran y tenemos que creer, solo nos protege a nosotros, que el miedo a seguir contagiando no podremos evitarlo.

Todos estos cambiantes estados de ánimo están consiguiendo alterarnos, deprimirnos, enfrentarnos, acusarnos, señalarnos, culpabilizarnos los unos a los otros. Crispación que se ve incrementada al ver que nuestros dirigentes están tan perdidos como nosotros, que vamos a la deriva con la única esperanza de chocar contra tierra firme.

Para el año uno que comienza pocos propósitos podemos hacer de forma individual. Estamos en manos de otros, y nos conformamos con seguir vivos, que no es poco. El resto ya se verá.


Moisés S. Palmero Aranda
Educador ambiental y escritor






07/03/2021 - .Almería - TRANSFORMAR LA DIFICULTAD EN OPORTUNIDAD


07/03/2021 - .Almería - LA UTILIDAD DEL INUTIL


07/03/2021 - .Almería - Un signo lleno de vida


07/03/2021 - .Almería - Feminismo siempre




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h