Jueves, 21 de Octubre 2021
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 23/08/2021

EL CARABELLE B-10

Cuando finges algo, te engañas a ti mismo, y yo disfruto poco engañándome a mí mismo como cuando creí haber visto al fenecido ex ministro Miguel Boyer riéndose a carcajadas

Almeria 24h
Compartir en Facebook


EL CARABELLE B-10


PUBLICIDAD

Lo cierto es que he perdido el miedo a volar y me importa tres huevos de cuanto pudiera sucederme por ahí arriba. Quiero decir, al llegar de sopetón hasta aquí abajo. Hace siglos, el avión que me trasladaba a la República Saharaui para visitar a mis hermanos del Frente Polisario, se movía bastante y las azafatas se trastabillaban por el pasillo haciendo equilibrios con la bandeja y poniendo el freno de mano a los carritos de la presunta comida. O de presunta…, o lo que fuere…

En uno de esos baches belicosos, a los pasajeros se les vació el ánimo de golpe. No a mí – experimentado a escuchar barrenos a ochenta metros bajo tierra - pero desde luego, disfrutaba como si estuviera subido en una atracción ferial. Por respeto al acojono general, al principio hice ver que yo también lo pasaba mal. Pero no es lo mismo.

Cuando finges algo, te engañas a ti mismo, y yo disfruto poco engañándome a mí mismo como cuando creí haber visto al fenecido ex ministro Miguel Boyer riéndose a carcajadas. Eso era cuando me asustaba los aviones sin saber cómo despegaba: cuando mi conciencia no estaba tranquila.

El caso es que, en pleno repunte de baches, disimulaba al tiempo de derrochar empatía aérea, un sentimiento solidario que siempre te queda cuando cruzas la línea hacia los que has dejado en la otra orilla. Algo así como la comprensión ofrecida a los leprosos del siglo XXI, los fumadores, por el hecho de haber sido fumador en otra vida. Quiero decir; hace tiempo que sigo fumando a sabiendas que acabaré “estrellándome”.

Finalmente, dejé de fingir y saqué mi aplomo a pasear. Allí estábamos, dando saltitos hasta que el comandante, Tumultuoso Turbulento, nos dijo por megafonía que se trataba de unas turbulencias de lo más normales, algo frecuente en los cielos de las nubes exclusivas argelinas. Una señora que iba a mi lado con destino Hurghada (Egipto) quiso entender el mensaje al revés y, lejos de calmarse, me comentó: 'Eso es que la cosa está muy mal y nos vamos a estrellar con una pirámide llevándonos algún que otro arqueólogo y no precisamente al Museo” Ya veis, hay personas que visualizan al Gobierno por todos los lados y en cuanto oyen 'a' entienden 'b', porque andan zurrados y escarmentados. Así es; se ha instalado en el personal un reset automático que reviva los mensajes hacia el lado contrario.

Debe de ser la peña que cuando oyó la promesa de no subir los impuestos en la lejana Híspalis, tuvo claro que ocurriría lo contrario e interpretó la humorada del anuncio como un hachazo en toda la cresta…, y acertaron. Claro, ahora les dice un piloto que no hay peligro y navegan entre la duda y la certeza opuesta: La duda entre tomar serenamente la pista de aterrizaje o la certeza de no estrellarse con una aldea de tuareg y que los camellos vuelen.

Sostuve ante la señora que un comandante de la aviación no va a estrellarse si no es necesario y siempre fiel a la política y dictado de la empresa si es aconsejable. Si le llega su hora no contada con el atraso; al contrario, podía creerle, y esas turbulencias, estimada señora - le dije - no iban a pasar de ser una simple anécdota en cuanto tomásemos tierra entre dunas y dunas. Quiero decir, tomar tierra por las buenas. Se lo recalqué gravemente esgrimiendo una sonrisa de circunstancias entre salto y salto; bote y rebrote.

Cuando pasó todo, hubo comentarios excitados entre las filas de asientos, y mi compañera de viaje ponderó, realzó mi tranquilidad y manifestó a quien quiso oírla que yo era un tipo valiente, arrojado donde los hubiera y que no me había inmutado, sino que, al contrario, había intentado tranquilizarla a ella.

En ese momento quisieron saber qué tipo de yoga, artes arcanas o ciencias ocultas practicaba para tener ese dominio de mí mismo disimulando en lo más recóndito de mí ser el acojone en que se hallaba mi cuerpo angustiado. No quería decepcionarlos, pero insistieron tanto que desvelé mi secreto: tenía la conciencia suave, despejada y dúctil en la comprensión.

Era así de sencillo: Si tenía la conciencia tranquila, lo más comprometido que me podía suceder es que me hicieran cargo de un harem y su mantenimiento cuando en el Instituto me llamaban el “picha corta” Por lo demás, estaba completamente sereno en asumir mi situación y afloró en mi cierto halo de vergüenza hacia un pueblo que fue vendido y traicionado por españoles.

El avión era un antiguo Carabelle B-10 bimotor de hélices donde ya –debido a sus años de rodaje - habían suprimido los pistones por ladrillos rasillas y que servían hasta como ventiladores… ¡¡¡y menos mal que no tenía el nombre de Dragón Rápide!!! ¡Uffff…!

Juan Marcelo





15/08/2021 - .Almería - EL CARACOL


15/08/2021 - .Almería - De infamias, monstruos y cobardes


08/08/2021 - .Almería - Flamencos, Messi y el cambio climático


08/08/2021 - .Almería - LOS REYES DEL ÁTICO




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h