Viernes, 27 de Mayo 2022
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 28/11/2021

COLONIA (1ª parte)

Fueron rápidos esos operarios en desenganchar el cable, y mientras se retiraban, viendo el estropicio, me apuntan con sus dedos en los ojos con gestos como condenándome de que no me había fijado en la altura. Otro, pasa andando por mi lado y me grita “hijoputo”

Almeria 24h
Compartir en Facebook


COLONIA (1ª parte)


PUBLICIDAD

La entrada al Mercado de Colonia (Köln) es fácil. Desvío de la “1”, te metes en la “4” y en la segunda salida, te metes a la izquierda y a cien metros, ya te encuentras la dirección Grossmarkt. Topetas con una rotonda con dos gasolineras circundantes. Si sigues de frente, el mercado está a cien metros, pero ¡Ohhhhhh...!(Léase un ohhhhhh de sorpresa...sin más; no es exigible otro ahhhh) A los vehículos pesados, nos hacen desviar hacia la ribera del Rhin calle abajo hasta una farmacia que tenemos en referencia para girar a la izquierda y llegar a un semáforo donde podemos ver enfrente la puerta del mercado.

Veo un Primafrio entrar y observo a unos operarios retirando lo globitos luminiscentes de festejos pensando que se debe a una fiesta organizada por el barrio días antes. El semáforo me da vía libre y justo antes de llegar a recepción de mercancías, la chimenea de mi Volvo FH. se tumba encima del carro; se desgaja de la soldadura y ese estruendo despertó a los vecinos próximos que salieron al balcón de sus casas con sus banderitas conscientes de que era la traca final. Paro el camión y observo, ante el estruendo ocasionado, como sale el receptor, hombre ya luciendo canas y con pasos cansino que, debido a esa pereza, me lo imagine en un bunker en la playa de Normandía acostumbrado a ruidos desordenados, y me señala un cable eléctrico de gran grosor que hasta Nacho Vidal se sentiría avergonzado de si mismo.

El tubo de la chimenea descolgada a la que intente coger para colocarla, pero quemaba más que un mitin de Rocío Monasterio. Con trapos de limpieza, logre agarrarla y con la ayuda de unos pulpos elásticos, - no es lo que imagináis - la coloque en el portapalet. El receptor, me indico un apartado, -todo ello sin entrar al mercado- para dejar vía libre a los colegas que esperaban entrar. Fueron rápidos esos operarios en desenganchar el cable, y mientras se retiraban, viendo el estropicio, me apuntan con sus dedos en los ojos con gestos como condenándome de que no me había fijado en la altura. Otro, pasa andando por mi lado y me grita “hijoputo”.

Tenía que descargar a las tres de la mañana y seguía paralizado. Se me acerca el recepcionista y me pide el CMR. Se lo doy y se vuelve a su trinchera. Al cabo de una hora, veo venir hacia mí, dos carretillas portapalets de palas largas conducidas por dos jóvenes de tez tan morena que supuse que eran árabes o turcos y que dejarían la metralleta a tiempo. Me dicen que abra el frigo y entre los dos, se llevan seis palets. Al cabo de veinte minutos, vienen de nuevo y empezaron a discutir porque las palas no llegaban a los palets.

Las pinzas se quedaban cortas. Los vi dudando y les dije, gesticulando, que tiraran de ellos con el puto cable que me ha jodido la vida y que dejaron los operarios depositados detrás de la recepción. Se fueron y no volvieron. Sentado, impotente en mi cabina con el motor apagado, observé como un señor bien trajeado entraba en recepción, habla con el de Normandía y aferra un papel que supuse que era mi CMR, ya que rápidamente, fijó su vista en mí y veo que se me acerca.

Abro la puerta de la cabina para recibirlo y vi resplandecer en su rostro una sonrisa nada aceptable que, en un marcado acento argentino, oliendo a barbacoa, me ordenó poner las barras, cerrar el frigo y accionar el Termoking. Que la entrada ya estaba pagada y él, ya me esperaba dentro con su coche para acompañarme al sitio de descarga. El motor, en escape libre asociado al ruido del termoking en frío, los vecinos salieron de nuevo a sus balcones, sin banderitas, pero imaginé y deduje enseguida, que esos reproches e recriminaciones llenas de protestas, iban dirigidos a mi respetable madre, su contorno familiar e incluida la chimenea por su desliz en descolgarse justo ahí.

(Seguirá)

J.M.




25/11/2021 - .Almería - La victoria ciudadana del Mar Menor, un ejemplo a seguir


21/11/2021 - .Almería - MIRADAS DE FE


21/11/2021 - .Almería - Dos planos de lenguaje diferentes


21/11/2021 - .Almería - EL PUENTE DE ÖRESUND




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h