Lunes, 16 de Mayo 2022
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 23/01/2022

EL AMIGO DESCONOCIDO

Nos sentamos a comer: Nos preguntábamos por la familia. El, estaba soltero y sin compromisos conyugales

Almeria 24h
Compartir en Facebook


EL AMIGO DESCONOCIDO


PUBLICIDAD

Acodado en la barra del restaurante Andamur de La Junquera después de repostar. En momentos de soledad y quietud, siempre me invadía la fijación de como un chino se puede aburrir teniendo una coleta para tirar de ella que puede resultar divertido y hasta placentero. Noté un golpecito en el hombro, giro la cabeza y me enfrento con un entrañable amigo. Un fuerte abrazo oprime nuestros cuerpos. No era la primera vez que ocurría este encuentro. Siempre que coincidíamos, era como un hermanamiento adherido a sentimientos nobles y sinceros; simpatía y afecto mutuo.

Nos sentamos a comer: Nos preguntábamos por la familia. El, estaba soltero y sin compromisos conyugales. Vivía feliz en su soledad y cuando las ganas apretaban, me confesó tenía dos pequeños globos que él llamaba solemnemente de “frotación acuciante” Él iba para Duisburg (D) y yo venía de Furt (D) cargado de parafina para Valdemoro (E) Le dije que tuviera cuidado porque en ese almacén alemán donde iba a descargar, estaba gobernado por un tal Andretta que vende la mercancía desde tu propio camión. “Ahora al muelle y te sacan dos palets...y parking. A las tres horas, de nuevo al muelle...cuatro palets y parking. Te puedes pasar hasta tres días para que quedes “limpio”

-Ya me han avisado del turco -me respondió- pero ya me conoces: Soy capaz de descargar todos los calabacines que llevo con sus fundas de plástico en un Puti-Club para ayudar a algunos que no dan la talla” El amigo, bajito, regordete y escaso pelo, se le podía adivinar su satisfacción de coincidir de nuevo conmigo y hacerme reír con sus ocurrencias.

(Pasa el tiempo y pasa la vida: Unas alarmantes canas ensombrecen nuestro cabello y un rictus de amargura crispa nuestro rostro cuando observamos unas impertinentes arrugas que hemos generado - cosa que no sucede para los que escribimos para Almería 24 Horas que nos conservamos impolutos lejanos de esa condición conservando nuestro perfil – pero es que tengo arrinconado la imagen de un desconocido amigable, cordial y cariñoso donde ese tiempo transcurrido no es óbice para no recordarlo aunque pase el tiempo de manera incontrolado)

Terminamos de comer y en nuestros semblantes, se podía adivinar la complacencia de ese inesperado encuentro que se repetía. Exhaustiva charla de él con su fórmula para cambiar el mundo y yo insistiendo que seguramente con su método y fijación de eliminar las Pasarelas de Modelos, no solucionaba nada... Tomamos café en la barra. Miró su reloj y ya habían trascurrido los tres cuartos de hora y le recordé que si había puesto el Tacógrafo en cama. Me dijo -ocurrente y divertido él – “que en la cama no permite que duerma nadie, sólo él, y que, además, el traslado es muy engorroso…, cables por todas partes…”

Reímos a dúo su ingenio y nos despedimos con un fuerte abrazo y muy emocionados los dos. Yo, me quedé en la barra presidiendo la misma con un digestivo. Instintivamente, eché una ojeada hacia las escaleras de salida y vi como en mitad de ella, se paraba mi amigo del alma. Agachada la cabeza pensando cómo me ha conocido; en qué lugar y sobre todo…, ¿Quién era yo?

Por mi parte, viendo su estado, me puse a cavilar de que leches conocía yo a este compañero. ¿Dónde nos hemos visto? ¿Como se llamaba? (En la conversación, no nos atrevíamos a pronunciar los nombres porque lo desconocíamos) Él no lo sabía ni yo tampoco, aunque consciente los dos que hemos dejado una estela de sentimientos nobles donde está de más hacer conjeturas de quién éramos en realidad y realmente poco importaba. El reencuentro ya era satisfactorio y grato de por sí.

No he vuelto a verlo, pero tanto en la duda como el desconcierto, ya tenemos afianzado unos valores que en el mundo del trasporte y otro mundo que navega a pie, se ha quedado cuasi-obsoleto como es el respeto, la dignidad y devoción hacia aquel que su trabajo coincide con el tuyo y no fiscalizar a las personas a través de un simple número de carnet.

Si él lee esto, siempre te recordaré, entrañable amigo desconocido…, aún sin saber quién eres. (*)

Juan Marcelo

(*) Creo que esta secuencia, le ha pasado a más de uno en la ruta y en la vida




16/01/2022 - .Almería - Los bancos, ladrones de guante blanco


16/01/2022 - .Almería - EL ÚLTIMO DE LA FILA


16/01/2022 - .Almería - EL INVENTOR


16/01/2022 - .Almería - Descubre la séptima ánfora




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h