Jueves, 22 de Agosto 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 04/05/2014

LOS ARRIEROS VERSÁTILES

Almeria 24h
Compartir en Facebook


LOS ARRIEROS  VERSÁTILES


PUBLICIDAD

En la época de la España gris. Aquella España donde los poetas se les conocían por su aspecto abandonado, desarraigado y poco nutrido. Esa España muy bien plasmada por Camilo José Cela en su Colmena, donde el intelecto era sinónimos de subversión siempre bien acompañada de la sospecha del dominante poder. Donde las ideas se estrellaban contra las tapias y la proclama a un mundo mas justo, era un atentado a lo establecido.

En esa época de continuo nubarrones negros y sotanas al viento, iba el hombre con su carro llevando a un cerdo como contrabando. Al cerdo, como previsión de un alto de la Guardia Civil, lo habían asentado atado en el pescante simulando ser otro arriero más; camuflándolo con un abrigo y en un alarde de señorío y buen gusto, tocado con un sombrero de anchas alas que haría las delicias de cualquier dama de la nobleza británica.

El alto de la Guardia Civil no se hizo esperar. Registraron el carro y encontraron restos de harinas y cebadas. El autor del registro, miro a su compañero y le dijo:

- Hemos llegado tarde. Posiblemente el contrabando ya se ha llevado a cabo. Solo queda residuos del traslado. Ni un borrador de apuntes lleva el hombre. Vamos a dejarlo ir. Es un pobre hombre. Míralo: Da ganas de abofetearle

Su compañero, asintió sin dejar de mirar constantemente al acompañante del arriero que permanecía inmóvil.

Lo dejaron marchar, secuencia que aprovecho el otro Guardia; el que miraba insistentemente al citado acompañante del arriero para comentarle:

-Este acto ennoblece a tu persona. Refleja tu innegable humanidad. .Pero: ¿Te has fijado en la cara de guarro que tenía el compañero del arriero?

Campana - Sevilla: La Guardia Civil detiene a una furgoneta donde se hallaban diez cerdos que habían sido robados de una granja próxima. El conductor de la furgoneta aclaro a los agentes que su compasión le había llevado a apropiarse de los mismos por las condiciones insalubres en que se hallaban. Revolcados en la pocilga y bajo un sol abrazador. Suciedad y nauseabundo olor. Tristeza y desconsuelo en el careto de los guarros. Que su conciencia compasiva, no podía mostrarse indiferente y pasar de ellos sin ofrecer su ayuda y opto por sacarlos de tan triste situación. Que hasta uno de esos guarros en confidencias, le confeso que le obligaban a tragarse todos los debates de TV-13.

El arriero termino confesando a la Guardia Civil que solo había cogido diez por la premura de tiempo que si no, arrastra con toda la piara.

La que le va a caer a este buen hombre, como penitencia a su desvelo porcíl, solo el juez lo sabrá. La estrategia oral y poder imaginativo de este hombre, habla por si mismo para que (en mi particular opinión) no me importaría que me saquen unos euros mas de mis impuestos para pagar su penitencia. Es uno más de los “pocas ropas” que hacen de la picaresca pueril su método vivencial. Personajillos de a pie. Los que no dañan la imagen de un País. Los que viven a salto de mata. No utilizan corbatas de seda ni caras vestimentas. No sonríen con perversas intenciones ni comprometen a la justicia.

Mi rabia y encono, va contra los que viven a cuerpo de rey en las cárceles españolas: Los “pantojos” los “barcenas” los “pepitos” los “bretones” los “carcaños” los “ferranz”… Estos santos varones que disponen de celdas individuales; TV de plasma y hasta piscina. Que se llevan parte de mi dinero para que su estancia en reclusión, sea lo menos traumática. Viviendo a cuerpo de rey entre barrotes de plástico. Estos pillos cuyos manejos en un borrador no hay forman de pasarlo a “limpio” A nadie le consta nada Nadie sabe nada y ninguno asume nada. Estos sanguinarios sujetos que ocultan el cuerpo del delito por lo rentable que les supone que no los encuentren. ¡Ahora aquí, mañana allí! De corte chulesco, juegan al escondite con los jueces y con la opinión pública. Estos truhanes que aprovechan cargos relevantes y posición para atesorar los que otros, con mucho sufrimiento, tienen guardado. Empresas fantasmas de ganancias reales. Corruptos cuya conciencia no entiende de vecindad. Arrieros de un solo género; el fácil enriquecimiento.

Estos marrulleros personajes: Sagaces aprovechados desleales a la precariedad común. Canallescos sujetos de pocas luces pero de abundante y pérfida conciencia. A todos ellos, le estoy pagando yo sus deslices, sus aberraciones como complemento por intentar ser legal. Por no ser como ellos. Por no asemejarme a su catadura moral.

- Hubo una época – reflexiona mi regadera - que (quizás de no tan feliz memoria pero mas efectiva) donde el “gasto publico” en este apartado, era ínfimo en juzgar a esta calaña. Ni un duro costaba al contribuyente comprobar la incriminación de estos “olvidadizos patriotas”. Otros métodos. Otros procedimientos. Otros modos o táctica.

- Si. – asiento asombrado del poder ilustrativo de la portadora de los 16 agujero - Hoy en día, estos privilegiados demócratas que roban a demócratas, se están riendo de nosotros metiendo en el mismo saco del jolgorio a todo el ente judicial. Estos criminales que saben muy bien de la fragilidad de nuestra justicia y endosan a nuestros magistrados en un laberinto de supuestos, falsos y apócrifos dédalos de muy difícil conclusión. Saben que los primeros documentos incriminatorios se olvidan, se traspapelan, se relegan por el paso del tiempo y pasan a juzgar los más recientes del voluminoso dossier. Así, las expiaciones se suavizan y a la hora de su condena. Los jueces se ven obligados a sancionar lo más reciente del caso ya que han olvidado los primeros folios después de tantos años de declaraciones e inventos. Nuevos cuentos. Múltiples comparecencias, y nuevas y engorrosas estrategias de sus abogados haber si hay suerte y el juez olvida que es lo que se juzga.

El paso por la cárcel de esos sujetos no deja de ser una mera anécdota ya que pueden decir libremente que han sido condenados por apropiarse de un cenicero en un bar donde es asiduo cliente. En la cárcel, a vivir a cuerpo de rey. Mientras el otro, el paria, sigue purgando condena por que no recuerda el color de la gallina que robo. Una justicia para juzgar al personaje y otra para el excluido social. Dos clases de justicia según se trate aunque la misma trena para los dos con diferentes condicionantes.

Aun hay añoranza de cuando todos los presos eran iguales y tenían que trabajar para pagarse su manutención.

Juan Marcelo





28/04/2014 - .Almería - “AMENAZAS E INSULTOS A UN CARTERO”


27/04/2014 - .Almería - CATOLICISMO E INFANTILISMO


27/04/2014 - .Almería - VIDA NUEVA, FRUTO DE LA DIVINA MISERICORDIA


27/04/2014 - .Almería - LA ALDEA DE OBELIX




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h