Jueves, 22 de Agosto 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 08/04/2019

EL PRESAGIO

Una angustia impregnada de cierto sobresalto me despertó e instintivamente mis ojos se dirigieron hacia el pasillo

Almeria 24h
Compartir en Facebook


EL PRESAGIO


PUBLICIDAD

Cojonciano Ceropelotéz “No se puede poner en duda la inteligencia de nuestro País cuando ha desterrado al imbécil Ramón García y su capa dando las campanadas de Fin de Año. Por contra, tenemos las corridas de toros que habla de nuestra precaria civilización incluyendo a los petardos de Amigos Taurinos de Almería; los pedos del gorila Kiko Rivera, motivo de portadas en revistas. Parados en las colas del INEM aplaudiendo que el cuarto más rico del mundo sea el “colega” Amancio” y frustración personal por no haber sido invitado al Baile de la Rosa en Mónaco.

Echaba de menos otras jornadas donde la misma implicaba anécdotas divertidas u otras circunstancias amenas y agradables que hacia que tu trabajo se rodeara de alicientes prometedores para que esas obligaciones laborales enriquecieran tu ego y emprendieras los días sucesivos con más ahínco e ilusiones.

Levaba varios días inmersos en un mal augurio, una corazonada, un acontecimiento premonitorio que deseaba disipar de mi mente pero no había forma. Un malestar interior derrotista que hacia que mis relaciones con los demás se fueran truncando negando saludos y soslayando esa cordialidad y buen rollo que siempre me ha caracterizado para mis conocidos. En mi consciente, reinaba cierta confusión que iba mediatizando mi actitud social y condicionando mi comportamiento habitual. Ese presagio ocupaba mi mente y no había forma de olvidarlo, alejarlo o desembarazarse de el. Demandaba y pedía con todo fervor a la providencia que no sucediera. Que lo que era una simple intuición febril e imaginaria, no podía hacerse realidad.

Aparque el frigo en Endesa y me dispuse a encaminarme hacia mi casa después de navegar por Europa durante 21 días. Una ducha reconfortable con la intención y esperanza de evadirme de mis nefastos pensamientos. Una fugaz cena y merecido descanso en mi confortable cama. Una vez instalado en la misma, apele a mi costumbre de leer antes de dormir. Me propuse terminar el libro de mi profesor favorito, Cojonciano Ceropelotez en su tratado de “Acuciante y expedita exploración cerebral de obreros y pensionistas que votan a la derecha” Caí en un dulce sopor sin pasar, como siempre, de la pagina 11.

Minutos después me encontraba sumido en el llamado primer sueño y todo transcurría con cierta normalidad sin acceder al Nirvana…, sin embargo…

Una conmoción; Una angustia impregnada de cierto sobresalto me despertó e instintivamente mis ojos se dirigieron hacia el pasillo. La podía definir como una sombra: Una oscuridad propia de un pasillo largo y estrecho que desembocaba en mi habitación iniciando su estructura en la sala principal de mi casa. Era una figura que supuse humana en fase o proceso de construcción.

Me incline sobre la cama en un intento desesperado de saber o conocer quien o que era ese ser que pausada y cansinamente se acercaba hacia mí.

Sudoroso y alarmado. Trémulo y jadeante, mi vista no se apartaba del oscuro pasillo.

Esforzaba mi vista para poder distinguir e identificar esa entidad que ya iba tomando forma y cuerpo según acortaba sus pasos hacia mí. Esa voz gutural seca que me impedía articular palabra. Reseca la garganta para expeler y recabar alguna ayuda.

Esa tétrica figura se iba haciendo cada vez más visible según avanzaba hacia la puerta de mi habitación. Podía sentir mi corazón pero no los pasos de ese ente que ya estaba a escasos metros de mi cama. Entonces, lo pude apreciar con cierta nitidez.

Se trataba de un hombre de unos cuarenta y tantos años. Bajito, barba negra intentando exponer cierta personalidad respetable y portador de unos ojos encendidos genuino de quien se ha pasado la vida y sus años en intrigas, tramas e infamias. Este hombre, era poseedor de un voluminoso boceto.

Aterrado, observe su aviesa sonrisa mientras me ofrecía el citado manual que fijando mi mirada en el citado volumen, lo catalogué como Agenda Política.

Un cúmulo de sensaciones contradictoria se afianzaba en mi mente. Navegando entre el terror y la resignación; el desespero y la pasividad…, como esperando ese momento. Claudique mi mente y al ver el acercamiento del espectro; asumía que estaba seguro que tarde o temprano tenía que llegar a mí. Recliné de nuevo mi cabeza sobre la almohada y pensé en lo trágico del destino como si fuera el Hotel Algarrobico en fase extraña.

Que podría ser un mal sueño o no pero la corazonada latente, seguía vigente

Ese presagio, el motivo de mi desazón; de mí sin vivir. El culpable de mis pesadillas y posteriores desdichas, se hallaba junto a mi cama en la penumbra de mi habitación con ese voluminoso libreto con una pose indolente portadora de un bien estudiado y sarcástico mohín: Ya se hallaba ante mí la presencia de tantos sufrimientos y zozobras que hacía de mí una persona lleno de nefastas y tétricas profecías. De tantas pesadillas que va a condicionar, mediatizar y posiblemente, como hombre libre de toda sospecha, que - aunque sea exportado mis ideales - acorte mi vida y libertad:

Si…era…¡¡¡Santiago y cierra España Abascal y su Plan Estratégico de cara a las Elecciones Generales y su “derechita valiente!!! ¡La Vox que va a intentar dejarme sin voz!



Juan Marcelo




06/04/2019 - .Almería - El partido de los trabajadores


31/03/2019 - .Almería - TANTO A LA PROSPERIDAD COMO A LA ADVERSIDAD


31/03/2019 - .Almería - EL FUSIL DE ABASCAL


31/03/2019 - .Almería - Dos hijos y, lo más importante, un Padre




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h