Sabado, 23 de Octubre 2021
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 04/10/2020

LA TENTADORA CAJA

Cada día se confirma que esta península –y alguna isla– podría ser recorrida, sin tocar suelo, por una ardilla que saltara de corrupto en corrupto

Almeria 24h
Compartir en Facebook


LA TENTADORA CAJA


PUBLICIDAD

…y así tenemos el caso Kitchen como la perla de una mafia que nos ha gobernado… Rodrigo Rato sale de la cárcel sin ingresar el dinero robado y le regalan una pulserita…Felipe González sigue con su tesis fascista…

“La corrupción no está generalizada” decía el húngaro Penev Flacidezki. Claro – me digo - no roba quien quiere sino quien puede… y quiere. Sale a la palestra estos días casos y tramas que ruborizaría hasta aquellos que se sienten orgullosos de ser un “patriota con todas sus consecuencias”

Cada día se confirma que esta península –y alguna isla– podría ser recorrida, sin tocar suelo, por una ardilla que saltara de corrupto en corrupto. Es lo que hay y lo que sigue habiendo. Sindicatos que mutan la lucha de clases por la de sobres. Empresarios de fuga fácil, contante y sonante; políticos desahogados y profesionales de todo tipo con el denominador común del embutido patrio; todo un catálogo de chorizos extremadamente rico en cantidad pero muy pobre en calidad humana. (La negrura del Capital)

-Vayamos al grano – apunta mi Regadera - ¿Si tuvieras algún poder o la mínima oportunidad serías un chorizo?

-La duda ofende – contesto taladrándola con la mirada – me atribula y duele…, porque no resulta fácil contestar a la pregunta. Hay en ella implícita una cuestión metafísica que trasciende a la mera decisión de definirse. No es para menos. Cuando se observa el panorama y se constata que se ha asentado sólidamente la norma general de que una buena porción de los que llegan arriba delinquen y estiran la mano tanto o más que la manga, algo grave pasa…, algún motivo íntimo nos desborda. Me pregunto: ¿Llevamos en los genes nuestra condición de chorizos? ¿Podemos afirmar, de verdad, que carecemos de esa contra virtud o realmente lo que nos falta es la ocasión de merecerla? Dicho en plata: ¿Si nos pusieran delante una caja, meteríamos la mano? Ésa es la pregunta que me vengo haciendo desde hace algún tiempo y no me atrevo a contestar: no la sé. Si yo hubiera sido tocado con la varita del sufragio y hubiese alcanzado un cargo importante y público…, si me dieran la oportunidad fácil de meter mano en el dinero de los contribuyentes… ¿Me hubiera abstenido, teniendo la casi completa seguridad de que no me iban a pillar? No soy capaz de responderme. Pero sé otras cosas, eso sí.

Comprendo el trabajo de los políticos y su dedicación a los demás. En cierta manera, esta profesión, vista desde la honradez, es una labor vocacional de servicio al prójimo, de repartir los medios equitativamente, de socorrer situaciones, de elaborar leyes justas para que tal ocurra. Todo ello por un pago no excesivamente generoso –salvo unos pocos– y unas jornadas sin horario, así que difícilmente puede encajar en la política quienes no tengan esa voluntad férrea de pensar constantemente en las necesidades de los demás. Ahí es donde descansa, en todo caso, mi mayor mérito: como no me veo capaz de ese esfuerzo continuado y no doy la talla, no me meto a político y dejo el puesto a quienes de verdad valen para ello.

Sin embargo, parece que muchos otros se encandilaron del oficio de la política, sin reflexionar estos dos minutos escasos que cuesta ponerse en situación y analizar mínimamente cuál es la responsabilidad de emprender ese camino. Ellos, los que desmerecen esta profesión, ni siquiera pensaron qué ocurriría ante la tentación, cómo la superarían o si caerían de bruces en ella. Es, pues, indudable que el ejercicio de la política requiere de personas íntegras. Es innegable que los filtros son escasos y que, al final, llega cualquiera. Y es demostrable que muchísimos de esos no deberían estar ahí.

-¿Conclusión?

-Con este simple razonamiento llego a la conclusión de que la pregunta sobre si soy o no un chorizo es un planteamiento falso. No debo hacerme la pregunta porque ya desistí de la posibilidad de hacérmela cuando renuncié a ser político o personaje público y aspirar a un alto cargo, (sea una consejería, una dirección general o el que asea las salas del Congreso) que es una posibilidad para abarcar con mis manos el tentador cajón. Y lo mismo os digo, para que lo tengáis claro y es que le exijamos firmemente reparaciones a cuantos abusan sin ningún miramiento ético desde sus posiciones privilegiadas… ¡los ladrones de corbatas!


Juan Marcelo





20/09/2020 - .España - TOMAR EL TE Y OTROS DETALLES


20/09/2020 - .España - La verdadera paga es haber sido llamados


23/08/2020 - .España - EL CHIRINGUITO


09/08/2020 - .España - HEMOS SIDO MUCHOS




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h