Viernes, 06 de Diciembre 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 02/03/2014

ROMPER EL MOLDE

Almeria 24h
Compartir en Facebook


ROMPER EL MOLDE


PUBLICIDAD

Releo por segunda vez la contraportada del magazín Gente Wapa para estar firmemente convencido de que mi lectura haya sido fidedigna a mi interpretación. El secretario de FECAO, Antonio Vélez, clama a favor de un nudismo selectivo y limitado en cierta playa canaria. Alude el hombre que “Un hombre o mujer de carnes flácidas y voluminosas lorzas desnudos, le roba estética al paisaje” Añade que “La contemplación de dichas “efigies” despiertan cierta aversión y repugnancia a los que tienen la desdicha de contemplarlos en pleno ocio solar” Continua en plena arenga que: “La simple visión de esas carnes disparadas en un cuerpo en continua exposición, hace que se despierte bajas pasiones” Que el mismo, “siente vergüenza ajena cuando observa los mismos cambiarse de lado para uniformar el bronceado” Aboga por “cuerpos jóvenes pletóricos de lozanía y frescura que acapare un tinte majestuoso al lugar”

Es de imaginar que en mente del Sr. Vélez, el estandarte seria de bellos rostros de mozos bien formados, hermosos. Esculturales y atractivas féminas de anhelantes cuerpo que alegren la vista y de cierto morbo al panorama playeril. Juventud/ madurez, que sea el prototipo idóneo para no romper o deteriorar el molde. Vamos: Perpetuarlo sin raras alteraciones que ponga en entredicho el prototipo humano idóneo.

- Lleva razón este hombre al oponerse a la exposición y contemplación en las playas, de cuerpos deformes, amorfos, imperfectos o contrahechos - murmura mi regadera echándome la estudiada sonrisita para ponerme en evidencia como acostumbra - Lorzas esparcidas por el litoral arenil, crea una alarma social difícil de comprender que puede llevar a los bañistas bien formados a tener severo trauma en el futuro.

- ¿Cómo? – exclamo exponiendo cierta indignación recordando cuando me aseguraron y creí firmemente en la plena actividad del Polideportivo de Carboneras en corto plazo.

- Si; ¿Quién va a la playa a refrescarse si no fuera para contemplar bellos panoramas de carnes prietas y cuerpos esculturales? ¿Has pensado que si no fuera por ello, quitarse el calor del cuerpo la ayuda de un cubo de agua seria más recurrente y limpia sin necesidad de impregnar tu cuerpo de la molesta, pegajosas e irritante arena? La playa tiene que ser una especie de expositor para resaltar la belleza del cuerpo humano en todo su esplendor no para que unos cuantos exhiban el declive físico que les acompaña.

- Mira una cosa: - barrunto apretando desconsideradamente su largo caño como si estuviera aferrando la piqueta de Arias Cañete en su intento de derribar el Hotel del Algarrobico – He buscado su foto por Internet en la página de Adonis Recalcitrantes y lo he encontrado, aunque sin plumas adornando su cuerpo. Imagino que este recatado señor en su juventud, tuvo que presidir una Asociación algo así como “Jóvenes Bien Paridos” para ya entrado en años y en plena madurez, fundar otra de “Jóvenes Bien Conservados” cerrando la puerta a quien no ha sabido preservar esa estilizada figura con el paso del tiempo. Solo así se explica esa malsana intención de condenar y expiar a los que tuvieron la desdicha de cambiar una ensalada por un plato de callos. Todo ello sin saber o notar las enfermedades de los que padecen obesidad mórbida. Esa enfermedad que solo tiene un inconveniente a criterio del señor Vélez: El no poder despelotarte en una playa. Pagar la penitencia de estar gordos/as.

Ítem más: A ver si te enteras, que también añade, promulga el citado señor, que un cuerpo gordo y fofo desnudo, con la única protección del sol, el instinto de los que lo observan, levanta bajas pasiones e inconfesables ardores. Tal reflexión es de suponer que ya se ha tomado la molestia de poner al lado de ese cuerpo desproporcionado a Vanesa Romero con acentuado escote. De ahí la docta tesis.

La solución que tiene este señor – te reitero lo antes dicho - es la de decorar una playa no para que sirva de solaz y recreación publica, sino para endulzar la vista en la contemplación de los usuarios. Así determina el señor Vélez que es preferible que se refresquen los “bajos” los que puedan presumir de belleza corporal, culos prietos y cierto embeleso físico relegando a los gordos/as a que se busquen la vida entre escabrosas rocas o sinuosos acantilados.

- ¡En tus elucubraciones, me están dando la razón! Eso es lo que digo yo pero con distinta palabras que no intención – apunta la pérfida - La solución seria dividir la playa por sectores. Seria lo más aconsejable: Zona con vallas verdes para los jóvenes. Azul para la mediana edad pero bien conservados y zona negra u oscura para los que no den la talla o sobrepasen la misma.

- Mira: No quiero ni pensar que tamaña ocurrencia de este señor sea la confirmación que el obeso/a ocupa mas espacio en la playa que el delgado/a. Tampoco necesitar mas agua para refrescarse. Aquí hay algo más que un paisaje estético, decorativo y sugerente. Aquí sobra algo de vergüenza ajena Mucho me temo que el secretario de FECAO adolece del pudor ajeno. Ponerse en la piel de los que por causa y efecto de la naturaleza tienen que pasear su deformidad por que tienen que vivir. Que no se les pueden condenar al ostracismo. Muchos han nacido así lo cual el respeto y consideración hay que anteponerlo a cualquier gusto personal fuera de lugar y de la sinrazón. Por lo visto, el buen juicio y raciocinio de este señor, no es su fuerte.

Las preferencias en gusto de señor Vélez, si seria de estudio. Seria aconsejable que se mirara su “volumen mental” Este, sin duda, si seria digno de disertación. Es muy posible que si su plan no resultara afín a su ejecución y deseo, se ejecutara su idea. Propongo que acondicionaran una Zona Roja en la playa para que se refresquen los bajos todas las personas que piensen como el.

- ¿Y la Zona Negra? – indaga mi regadera con cierto desparpajo.

- Esa: según tu criterio, - respondo con desparpajo - seria acondicionada para los curas que tienen limitado su acceso al baño en las playas. ¿Has visto alguna vez un sacerdote bañándose en ella? ¡Pues eso! La playa es de todos menos para ellos y si me apuras, hasta Luis Bárcena puede bañarse en ella. Naturalmente, siempre vigilado a que no se lleve la arena.



Juan Marcelo




01/03/2014 - .Almería - Carta del Obispo de Almería a los diocesanos ante la visita «ad limina Apostolorum»


24/02/2014 - .Almería - OTRO 28-F SIN NADA QUE CELEBRAR


23/02/2014 - .Almería - DOGMATISMO Y PODER (a quién vais a engañar)


23/02/2014 - .Almería - ESTABILIDAD LABORAL




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h