Viernes, 23 de Agosto 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 02/11/2014

ODA AL NICOLAS

Almeria 24h
Compartir en Facebook


ODA AL NICOLAS


PUBLICIDAD

Es el hijo que toda madre quisiera tener. Que lo anegaría de besos, caricias y persistentes consejos. Su carita aniñada emulando al Paul Mc Cartney de los años sesenta, afluía cierto embeleso al contemplarlo. Su rostro, despojado de toda maldad, incitaba a presentarlo como un icono poseedor de todo encanto externo ya que las intenciones internas, permanecían ocultas.

Francisco Nicolás Gómez-Iglesias, es un rompedor social. Un caradura de nueva hornada. Un descarado de contemporánea tendencia. Un fresco actual. Un arcaico Ruiz Mateos incipiente pero con Internet en su móvil. Nueva generación del copioso descaro hispano. El País se prestaba a ello. El, en consonancia con su País.

Este apuesto joven que surgió de la nada y vio un entorno social donde estaba aposentada la paridad entre corruptos y honrados, vislumbro un campo donde el se podía desenvolver en consecución de grandes logros.

No iba mal encaminado el bello doncel: El dulce efebo que si te lo encontraba en la calle, te daba la tentación de dejarle un euro para un Donut y apariencia del clásico niño que si se porta mal, lo mandas a la cama sin cenar. Figuraba como el tradicional crío que recibía siempre las collejas de los compañeros en la CUNEF. Pero hasta en eso engañaba el azucarado núbil. Ya había hecho sus cuentas - y con la ayuda del Dios Tiempo, al que demostraba sumisión - ya se encargaría de cuadrarlas.

Lo primero era rodearse, - en el argot político, “codearse”- con ministros, alcaldes, secretarios y monarcas para salir en la fotografía. Acudir al staff público para hacerse notar. Asistir a reuniones de alto nivel a los cuales, a sus miembros, curiosamente, les compete nuestra seguridad y bienestar. Nicolás, no se presentaba como heredero de nada sino como alguien a punto de heredar algo.

Cuando considero que el paño ya estaba tejido, se puso mano a la obra. Al puzzle, no le faltaba ninguna pieza y estaba completado.

Entre estafa y estafa, se cuidaba muy mucho de no presentar avales de siglas que pudieran comprometerle. Su garantía, la exponía sacando de su chequera las fotografías al lado de prebostes y prohombres del rico panorama de hacendados españoles. Senadores y consejeros. Cargos públicos de renombres o secretarios de la rica agenda laboral española. Alquiler de grandes marcas de automoción con chofer incluido. Trajes que deslumbraban a las damas de la alta burguesía capitalina y suntuosos ágapes en las reuniones de abolengos apellidos. Y sobre todo, su cara: Esa cara que demostraba que no era el espejo de su alma sino que la exhibía extasiado, como un buen vividor, obrero de sus ideas y máximo exponente del gorroneo nacional. Su faz y desparpajo de entradas en suntuosas haciendas, y sus ideas bien protegidas soslayando comentarios como: ¿Quién es este? ¿A quien representa? o ¿Que patrimonio expone?

A Nicolás, le daba igual esos comentarios, ya que su meta era buscar al fotógrafo de turno. El, que no quiso ser futbolista ya que aparentar pertenecer al CNI era más lucrativo y le daba cierto poder y categoría. El, simulaba “el que todo lo puede conseguir” Su propósito; asomarse a todas partes. Arrimarse al poder. Sea donde sea pero estar presente y si es con fotos, mejor. (El portero del Museo de Prado, huía despavorido al abrir dicho Museo y encontrarse la figura de Nicolás incluido en el cuadro de la Ultima Cena y en Las Meninas de Velázquez) Se decía que ya había sido visto en la Rendición de Breda y había quitado de su sitio al submarino de Isaac Peral para ponerse el. Hasta el escudo real expuesto en la bandera de España, estaba en peligro.

A posibles inversores, les ponía en las manos edificar una caseta de perro en la cabeza de Las Cibeles o vender 13 TV a los Seminarios de Ateos. Encargarse de presentarle a Mariano Rajoy – en momentos íntimos y reservados - recitando a ritmo de Rap, los fondos de la renovación de la sede del PP de la calle Génova o tener conversaciones de alto nivel con el barrendero de la calle Alcalá. El, lo tocaba todo. Aseguraba tener tantas influencias que abría puertas herméticamente selladas.

Todo estaba al alcance del joven hasta que cometió la imprudencia de hacerse una fotografía con la dueña de mis desvelos erótico/lascivos, Esperanza Aguirre. Ahí, comenzó el declive del solapado y posteriormente descubierto joven cuya caradura establece y afianza una barrera que no se la salta ni un sub-sahariano con pértiga. Ahí comenzó el desnivel; la rampa de su ocaso. Atrás deja ricas y variopintas vivencias que son tan abundantes que cuando un juez intente descubrir y ultimar los cargos, mucho me temo que los mismos ya han prescritos.

Sin embargo, hay algo en este caramelizado galán, que aúna ciertas simpatías hacia su persona. Cierto apego hacia alguien que ha estafado, engañado, embaucado y timado a personas que no aparecen con un casco y oliendo a cemento que denote vida laboral. No ha dañado a colectivos frágiles y quebradizos sin ninguna protección. Observo que el no era poseedor de Tarjetas Opacas, No ha hecho de mula trasladando dinero a través de los pirineos. No ha montado empresas falsas ni estaba afiliado a ningún sindicato sustentado por dinero público. Tampoco que haya ideado como esquilmar a ciudadanos con las Preferentes. El no se despego de Madrid cuando afloro en Andalucía el enriquecedor panorama de los ERE. Quizás si tuvo la tentación de ser el primero – por eso de las apariencias y salir en la foto – de ser el primer pasajero en el Aeropuerto de Castellón o formar parte de la Generalidad de Valencia en el departamento de Asuntos Encubiertos, pero con gran acierto, desistió. El se dedicaba al noble arte de “facilitar contactos”a los portadores de corbatas de seda y bien trajeados. A poseedores de grandes patrimonios de dudosa procedencia, pero eso si: muy cuidadoso de garantizar su lejana jubilación, aun, a costa de quedarse desarmado ya que le dijeron en la Seguridad Social, que esa profesión no estaba incluida en el sistema de cotización. Que probara en el Blanqueo de Dinero que si estaba contemplada dicha jubilación y le pusieron como ejemplo a Jordi Pujol.

El tal “Nicol” también esparce cierto “encanto” que tiene dividido a la opinión publica:

Unos, enjuician sus andanzas como un cara que se lucra a través de las estafas y es persona que tiene que responder de tales actos ante la justicia.

Otros, que la justicia tiene que asumir ese “encanto” y eximir de responsabilidades a un joven que ha logrado sacarles los colores y sonrojos a altos dignatarios de nuestro País cuando observaron indignados, que las fotografías hechas al lado de tal “ilustre” joven, no les favorecen ni muestran su mejor perfil. Se quejan que están mal sombreadas.



Juan Marcelo




31/10/2014 - .Almería - “MORDIDA” A LA ESPAÑOLA


28/10/2014 - .Almería - Erasmus + en Europa, Erasmus - en España


26/10/2014 - .Almería - Este es su mandamiento que creemos en su Hijo y nos amemos (1 Jn 3,23)


26/10/2014 - .Almería - EL SUDOR COMO ENERGIA




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h