Jueves, 22 de Agosto 2019
 Localidad:  
 Comarca:  
Alquiler de Habitaciones en el Cabo de Gata

Opinión - Juan Marcelo
(La Regadera) - 02/11/2013

ADVERTENCIA

Almeria 24h
Compartir en Facebook


ADVERTENCIA


PUBLICIDAD

Nos hallábamos sentados en el sofá de mi casa bajo la presidencia en la mesa de sendos cubatas de ron con limón…

- Podías poner sendos cafés – rectifica mi regadera –La gente no tiene por que saber que…

- No: - interrumpí serio y digno – Eso seria engañar a nuestros lectores.

- ¡Vaya ! El caso es que – prosigue mientras me dedica una extraña mirada - me encuentro a mis treinta y dos años que fui fabricada en Taiwán (donde aun recuerdo que los chinos no tenían tiempo de aburrirse tirándose de la coleta) pensando y recapacitando en los enigmáticos misterios que rodean y siguen anclados en la humanidad. Hechos y actos no constatados que hoy en día perduran y hacen que la aludida humanidad no se aparte de ellos.

-. Escudriñar en el secreto – conteste acudiendo a mi bien estudiada pose de erudito en la materia - y no descifrarlo, hace más suculento el interés. Se tiene fe en lo que perseguimos o tratamos de lograr. Se tiene fe en lograr lo que uno se empeña en conseguir, poseer o hacer. Esto es un medio racional desde que se nace al que todo mortal tiene acceso menos tú. Quizás: aludes a misterios que ya desde tiempos remotos y arcaicos, siguen campando y generando dudas por doquier, todo ello bien aderezado por la constante y pertinaz presencia de los que creen estar en posición de la verdad. Los profetas de antigua usanza o modernos teólogos de lo esotérico. Curiosamente, ellos también tienen sus dudas aunque no la exponen por temor a que se les caiga el pedestal.

-. ¡Que buen razonamiento! Es extraño en ti.

-. ¡Debo confesar que el primer sorprendido; soy yo!

-. No me extraña: ¿Creencia, mente y sueños van unidos? Te lo digo por que mi creencia en lo esotérico no es muy solida y mi enlatada mente la puedo exponer con mediana solidez y clarividencia. Lo que no estoy segura es de mis húmedos sueños: Trastornados y difíciles de aceptar para ser una simple regadera. Te lo digo porque una noche, de plena fantasía, tuve tórridos y libidinosos sueños con Kiko “Gorila” Rivera.

-. ¡Esa secuencia tienes que olvidarla lo antes posible! – reprendí atónito - ¡Puede llevarte a un severo trauma! ¡Hasta te puedes oxidar! ¡Rápidamente, pasemos página! Escucha con atención: Creer y tener fe en algo que racionalmente no tienes por donde cogerlo, la acentúa y a la larga; forma parte de tu incondicional apego a la misma por que no das con la clave y eso te adentra mas en la curiosidad. Tantos y tantos misterios nos rodean que inclusive la alta tecnología de la que hoy en día disponemos, no puede hallar ningún resquicio para su explicación medianamente entendible. Sin embargo, hay un misterio que si nos tiene que preocupar. Hay un enigma que siempre ha preocupado a la humanidad. Una mística: Una intriga que prevalece hoy en día y aunque sea de fácil explicación, se nos ocultan para dejar en un rompecabezas la imaginación de la gente. Este jeroglífico de composiciones interiores, es un compendio de mala voluntad con tendencia a distorsionar mentes, acopio de inquietudes y a veces, hasta rechazos. Se trata de la tenebrosa presencia de unas albóndigas ofrecidas por el restaurante de turno.

-. ¿Las croquetas?

-. Si: Es el único misterio que hoy en día te tiene que preocupar. Las inquietantes albóndigas presidiendo una mesa. Mi irreductible opinión es que solo mentes calenturientas son las encargadas de confeccionarlas. Todo vale en su nefasta elaboración: Amasijos de viandas caducas o sobras de…

-. ¡Jolin…! – exclama mi regadera incrédula.

-. Si: También lleva de eso. Es más: Solapadas explicaciones por parte de quien las cocinan ya que nunca te dicen su composición. Solo pequeñas reseñas no vaya a ser que copies la receta y aumente el número del gremio “Fundación de Amigos de la Albóndiga en el Coco” con el consiguiente exceso de socios limitando así, los privilegiados estatus de que gozan los mas antiguos. Derroteros mentales y obtusos de los culpables de su confección, son los encargados de mediatizar a los comensales a perpetuar; condicionar la desconfianza. A veces, severas crisis y traumas, conlleva su degustación. Ellos lo saben, por eso siempre te las ofrecen como ultimo recurso.

-. Vamos a ver: - ¿Insinúas la posibilidad de que en el supuesto de caer en el redil y solicitar unas albóndigas en un restaurante o comercio, lleves preparado de antemano una denuncia al Juzgado de Guardia? ¿Mercedes Alaya estaría al tanto de ello?

-.Si. Desde luego: En mi docta opinión, yo haría que ese cocinero de turno, antes de preparar y presentar las amenazadoras e inquietantes albóndigas, explicara a través de unos altavoces estratégicamente instalado en el restaurante, su composición, su relleno, y si la misma no es a satisfacción (nunca lo es) de los comensales, hacerle escuchar una y otra vez todos los discursos del venezolano Nicolás Maduro en chándal y en plena arenga.(Sobre todo ahora que se ha encontrado el rostro reflejado del extinto presidente Chávez en una excavación de un metro) Las croquetas, amiga mía, son como las personas. Nunca sabes que guardan en su interior. La falta de alma la suplen con aviesas composiciones. En personas que me visitan y que debido a su molesta persistencia gozan de tu particular “estima” ya no te puedes fiar. Tienes que indagar en su profesión ya que esa persona, de rostro apacible, sociable, amable y cordial, te la puedes encontrar entre amasijos de indefinidas procedencias. Experiencia y madurez me allanan el aconsejarte: Mentes privilegiadas y dignas, han caído en las nefastas redes de las pasivas pero tendenciosas albóndigas. Literatos de renombre, han profanado su paladar y descendido, en plena decadencia, a ser tertuliano de 13 TV. No dejes nunca de observar con sumo cuidado y prevención futuros visitantes. Puede que te lleves una letal sorpresa al enterarte en algunos de ellos, cuales son sus preferencias culinarias. Fíjate en mí que cada vez que me las encuentro o topeto con ellas en algún supermercado o restaurante, prefiero antes resignarme a que el obstinado Raphael siga cantando. Todo, antes de engrosar la lista, el rol del mal gusto donde imperan aberraciones culinarias en que predominan las malévolas albóndigas siempre presentes como amenazadora expectativa

-. ¿Corremos el mismo riesgo con las albóndigas confeccionada por cualquier ama de casa cuya vida conyugal no es muy idílica? ¿Un varón en edad senil no resignado a la progresiva decadencia de su libido? ¿Un Concejal de Urbanismo honrado? ¿Un desahuciado diseñando en ellas el logotipo de un Banco? ¿Alguien que haya caído en las redes de los Créditos-Spress? ¿Tienes algo que decir o aconsejar?

-. Si: Propongo un seguimiento a toda persona cuya propensión a hacer croquetas, sea un estigma en su vida. Recluirla en el Sanatorio del Buen Gusto y someterlas a constantes terapias. Un rastreo; un control perpetuo evitando cualquier recaída que resurja tentaciones. Solo así, se puede dejar de atentar contra inocentes criaturas que en nada pueden preveer el peligro al ofrecerles unas albóndigas como plato, no ya recurrente, sino como plato único. No se necesita un exceso de imaginación para saber con certeza donde se encuentran realmente las Armas de Destrucción Masiva

-. ¡Sabia advertencia! – afirma mi regadera

Juan Marcelo




31/10/2013 - .Carboneras - El nuevo Moisés de Carboneras


26/10/2013 - .Carboneras - ENCENDER LA MECHA


22/10/2013 - .Carboneras - Unos ciudadanos afligidos


20/10/2013 - .Carboneras - …Y SONÓ EL TELÉFONO




 Almeria 24h adaptado a problemas de visión  Almeria 24h para dispositivos Móviles  Seguir a Almeria24h en Twitter  Almeria 24h en Facebook  RSS de Almeria 24h